El PROGRESO.

Con pancartas y apostados en medio de la carretera, pobladores de varias colonias del sector sur de El Progreso salieron a las calles a exigir una ración de alimentos, similar acción se produjo también en la aldea Toyós en el municipio de El Negrito, corredor hacia Tela.

A las 7:00 am, niños, adultos y ancianos se ubicaron en la vía que de la Perla del Ulúa comunica con el municipio de Santa Rita a la inmediaciones del asentamiento humano San Isidro y la colonia Los Castaños, los demandantes hicieron un llamado a las autoridades municipales y Gobierno para que también lleven comida a estos lugares donde la mayoría de familias son de escasos recursos económicos.

Por más de una hora, el tránsito vehicular quedó interrumpido para ese sector y fue necesaria la intervención de la Policía, cuyos oficiales tuvieron que hacer conciencia a los protestantes de la necesidad de abrir el paso y a la vez buscar a las autoridades correspondientes para que les brinden la atención debida.

Personal de Salud y del Codem vigilan que se cumpla la cuarentena en los barrios Cabañas, Melgar Castro, Palermo y Mangandí
Durante el diálogo se formó una comisión y junto con los uniformados se trasladaron a la Cámara de Comercio de El Progreso, lugar que sirve de centro de acopio de las provisiones, para platicar con el comité encargado de la distribución de los víveres.

Los manifestantes anunciaron que si para hoy no les dan una respuesta continuarán con las tomas, ya que según ellos no los va a matar el virus sino el hambre. En otras regiones del departamento de Yoro se han dado situaciones similares, pero estos han sido disuadidos luego de que a la gente le han dado una bolsa de comida.

Lo mismo pasó en Toyós, no hubo necesidad de desalojo, las autoridades se pusieron de acuerdo con los vecinos y hacen gestiones para que les llegue el apoyo.

Víctor Ramos Soto, presidente de los empresarios progreseños y miembro del comité de distribución, informó que con los más de ocho millones de lempiras que el Gobierno asignó a la alcaldía solo compraron producto para 16,920 raciones, lo que significa que apenas un 20% de la población podrá ser abastecida. La ayuda comenzó a ser entregada por medio de un listado proporcionado por los patronatos, de ello dan fe representantes de organizaciones cristianas y oenegés para mayor transparencia.

El alcalde Alexander López dijo que en un principio se dio alimento a las familias más pobres con fondos municipales, estos se terminaron y continúan con lo que dio el Gobierno. “Lamentablemente no ajusta para todos, lo que sí está claro es que todo se está haciendo con transparencia”.