Más noticias

Ramos Soto sobrevive con riñón de su hijo

<p>Oswaldo Ramos Soto regresa tras someterse a trasplante en Estados Unidos.</p>

/

Ovacionado y con sonoros aplausos fue recibido en el Congreso Nacional el diputado nacionalista Oswaldo Ramos Soto tras ser sometido en Estados Unidos a una operación de trasplante de riñón.

El parlamentario estuvo varios meses retirado de las sesiones del Congreso debido a la insuficiencia renal que padecía, enfermedad que lo mantenía hasta cuatro días por semana en diálisis.

Con emoción relató que su hijo Oswaldo José Ramos (37) fue el donante del riñón y es quien prácticamente le devolvió la vida.

“Mi hijo con todo el corazón me donó uno de sus riñones. La operación fue un éxito y ya estoy bien para seguir luchando por la patria”, expresó Ramos Soto.

La recuperación física del abogado luego del trasplante sorprendió satisfactoriamente a sus compañeros legisladores, quienes luego de escucharlo hablar en el pleno de la cámara le tributaron un sonoro aplauso de bienvenida.

Ley de Trasplante de Órganos

Ramos Soto aprovechó para solicitar a la junta directiva del Congreso y a sus compañeros diputados aprobar cuanto antes la Ley Especial para el Trasplante de Órganos, una iniciativa que fue presentada hace algunos meses al Legislativo sin que hasta ahora se haya emitido un dictamen.

El diputado Mauricio Oliva, vicepresidente del Congreso Nacional y presidente de la comisión de Salud, dijo que el dictamen lo tiene casi listo, pero como ocurre con reformas al Código Penal, necesita la opinión de la Corte Suprema de Justicia para que no contravenga el estamento jurídico actual.

Esta ley pretende, entre otras acciones, que cada persona pueda dejar por escrito su intención de donar sus órganos al fallecer; en caso contrario, los mismos le podrían ser extraídos para ser utilizados en pacientes que lo necesiten.

Además establece un mecanismo para la donación de órganos de personas vivas y penaliza el tráfico de los mismos.

“Debemos hacer un programa de donación de órganos y de trasplantes, ya lo han hecho médicos hondureños. Cuando uno recibe el milagro de una operación siente que Dios existe y que hay que buscarlo”, dijo Ramos Soto.