07/12/2022
08:02 PM

Más noticias

Si 'Rápido y furioso” se hizo en Honduras, no se avisó a Gobierno

  • 14 julio 2011 / 02:07 AM /

Ministros de Defensa y Seguridad aseguran que desconocen operativo de EUA para infiltrar armas en Honduras.

Las autoridades hondureñas se encuentran en alerta ante la información que reportó la cadena de noticias FOX el domingo 10 de julio, afirmando que existen datos de que la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, ATF, en su división de Tampa, Florida, organizó una operación para infiltrar armas en Honduras con las mismas técnicas y tácticas del operativo “Rápido y furioso”, desarrollado en México.

Según los detalles obtenidos, las armas pudieron haber ingresado en Honduras con el fin de conocer los enlaces de los traficantes de armas con las bandas mexicanas.

Hasta ahora, las autoridades hondureñas aseguran que oficialmente no se les ha comunicado nada sobre la operación y que sólo tienen conocimiento de lo que se ha dado a conocer en los medios de comunicación.

Aseguran que sí es notorio en el país el incremento del tráfico de armas y que están en alerta de las acciones de los grupos criminales.
“Hasta ahora, el hallazgo de buzones de armas es una prueba de que los cuerpos de inteligencia y contrainteligencia están obteniendo información con el fin de detectar armas en el país”, dijo Marlon Pascua, ministro de Defensa.

El ministro de Defensa de El Salvador ha alertado a Honduras sobre el posible ingreso de armas en el país para luego trasladarlas a México, por lo que en forma conjunta mantienen la vigilancia en las fronteras de ambos países.

La operación

La operación “Rápido y furioso” buscaba establecer un nexo entre los testaferros que compran el armamento en Estados Unidos y los capos de los carteles de drogas en México.

Las acciones se enfocaron en seguir a compradores al menudeo o personas que legalmente compraron armas que fueron transferidas a criminales y destinadas a México. Una vez que las armas entraran en México, la idea era que fueran rastreadas hasta los compradores para arrestar a la red completa de traficantes.

Sin embargo, cuando se perdía el rastro de las armas, los Gobiernos de ambos países tenían enormes dificultades para encontrarlas, salvo que aparecieran en escenas de crimen.

En Honduras, los reportes dados a conocer establecen que la ATF organizó una operación para infiltrar armas en Honduras con las mismas técnicas y tácticas del operativo “Rápido y furioso”.

El periodista Mike Vanderboegh, que descubrió la infiltración, dijo que sus fuentes de la ATF en Tampa indican que mil de esas armas fueron vendidas a miembros de maras o pandillas en Honduras.

El 21 de septiembre de 2010, A. Brian Albritton, fiscal de Estados Unidos, presentó un comunicado de prensa en relación con los acusados por la operación “Castaway”, donde figuran cuatro hondureños: Carlos Humberto Guillén Rivera, 29, condenado a 84 meses; César Augusto Guillén Rivera, 31, condenado a 65 meses; Erlin Javier Guillén Rivera, 25, a 63 meses; y Héctor Sáenz, 38, condenado a 46 meses, todos por los delitos de conspiración y posesión ilegal de rifles de cañón corto.

La investigación revela que se dio el tráfico de armas a Honduras para luego ser distribuidas a miembros de carteles de narcotráfico y grupos paramilitares.

Desconocen operación

El ministro de Seguridad, óscar Álvarez, reaccionó ayer a las informaciones de la infiltración de armas en el país. Aseguró que nada de eso fue comunicado al Estado de Honduras.

“En ningún momento hemos sido consultados sobre la operación; deseconocemos si eso sucedió y, si se dio, vamos a elevar el reclamo a la embajada de Estados Unidos porque como autoridades debemos conocer las operaciones cubiertas o encubiertas desarrolladas en el territorio.

Nos sorprende porque hasta ahora hemos manejado muy buenas relaciones con el Gobierno americano y ha sido siempre una relación muy respetuosa y cordial. Esperamos tener detalles concretos del caso”, indicó álvarez.

También el ministro de Defensa, Marlon Pascua, reaccionó sorprendido y dijo que lo que conoce de la operación ha sido lo que hasta ahora se ha publicado en los medios de comunicación.

“Conocemos de la operación por lo que se ha divulgado, pero hasta ahora nos damos cuenta de que Honduras fue afectado. No hay ninguna comunicación oficial sobre el caso por parte de ellos y esperamos que se aclare realmente si Honduras formó parte de esa operación”.

Incremento de armas

Los dos funcionarios coinciden en que en los últimos meses ha habido un incremento de armas en el país y que incluso El Salvador, por medio de su ministro de Defensa, ha girado la alerta del posible ingreso de armas hacia Honduras.

“Sabemos que se ha incrementado el tráfico de armas al país. El Salvador nos ha alertado porque ha observado que también en ese país circulan armas y se espera que éstas ingresen en Honduras para luego ser trasladadas a México.

Nuestros equipos de inteligencia trabajan y gracias a ello se ha logrado detectar buzones de armas en San Pedro Sula y lo incautado esta semana por la Policía en Yoro”.

El ministro de Defensa de El Salvador declaró que habían detectado grupos para venta de armas al narcotráfico. “Ante eso estamos en alerta y tomando las medidas en los inventarios de armas que manejan las Fuerzas Armadas para tener el control permanente de las que están bajo el cuidado de la institución armada”, aclaró.

Álvarez afirmó que los cuerpos de inteligencia policial continúan el trabajo, ya que se ha detectado mayor cantidad de armas circulando y se debe a que los grupos criminales buscan fortalecerse.

“Dos cosas pueden estar ocurriendo: que se armen para fortalecer los grupos del narcotráfico en el país o que traten de fortalecer los grupos en México que libran ahora una lucha con el Gobierno de México, que se ha enfrentado a ellos abiertamente.

Por ahora damos seguimiento a varias denuncias que señalan con nombres puntuales a oficiales y policías ligados en acciones ilícitas.

Se investiga en Asuntos de la Secretaría de Seguridad a oficiales y policías detectados como infiltrados con grupos criminales.

Estamos analizando y se hace un muestreo telefónico, así como los lugares donde han estado y dónde se ubican para tener elementos que ayuden en la investigación y detectar la participación o no de elementos policiales en el tráfico de armas y drogas”, aseguró álvarez.

Más de 1,400 armas de ‘Rápido y furioso’ perdidas
Agentes federales no han logrado ubicar más de 1,400 armas de fuego utilizadas en una polémica operación para rastrear el paso de armas entre carteles mexicanos de la droga.

De 2,020 armas de fuego involucradas en la operación de la ATF, se han recuperado 363 en Estados Unidos y 227 en México. Eso deja la cifra de 1,430 desaparecidas, reportaron las fuentes.

En México, la operación originó duras críticas de altos funcionarios, que durante mucho tiempo han señalado que las armas de Estados Unidos están alimentando la sangrienta guerra contra las drogas.

En los últimos meses han surgido dudas respecto a quién en el Gobierno estuvo a cargo y tuvo datos de la operación. A pesar de que se hizo fuera de la oficina de campo de la ATF en Phoenix, Jáquez señaló que es muy poco probable que los funcionarios del Departamento de Justicia en Washington no estuvieran informados.

“Ustedes tienen que entender: este programa estuvo en funcionamiento 18 meses antes de que tuviéramos alguna idea de que existía”, dijo el senador Charles Grassley, republicano por Iowa.

México ha decomisado en cuatro años de gobierno un total de 112,000 armas de alto poder.