Tegucigalpa, Honduras.

La resistencia y seguidores de Manuel Zelaya Rosales volvieron a protagonizar un zafarrancho el día dedicado a la patria.

Aunque tenían previsto realizar un desfile paralelo y pacífico resultó todo lo contrario.

La marcha comenzó al final del bulevar Morazán y terminó en batalla campal en el Parque Central de la capital.


Lo más lamentable que ocurrió en la marcha paralela fue el atropello que jóvenes encapuchados cometieron en contra de comunicadores sociales. Para el caso, a un reportero gráfico y a un periodista de Confidencial.hn les dañaron los equipos de trabajo mientras realizaban la cobertura de la marcha.

Algo similar ocurrió con dos periodistas de Radio Globo, en el momento del recorrido.

Lo más lamentable ocurrió en la plaza central de Tegucigalpa. El equipo periodístico de HCH fue agredido por los encapuchados.



A Fernando Banegas le quebraron las costillas y fue necesario trasladarlo a un centro asistencial. Mientras que al camarógrafo Luis Fiallos le destruyeron la cámara y el sistema de transmisión satelital. Esto último ocurrió en la plaza central.

La batalla campal se agudizó en el momento que Manuel Zelaya Rosales, coordinador general de Libre, pronunciaba su discurso. Una persona encapuchada lanzó una bomba molotov a un pelotón de policías que daban seguridad en el recorrido de la marcha, lo que desató el caos.