Más noticias

Paz Barahona, un barrio que preserva su legado en San Pedro Sula

<p>Importantes monumentos y casas con diseños de mediados del siglo XX se conservan.</p>

/


Uno de los sectores que recoge parte de la historia de San Pedro Sula es el Miguel Paz Barahona, adonde con el paso de los años se levantaron importantes monumentos que aún se conservan en perfecto estado.

En el Cementerio General que data desde 1876, ubicado en la 6 avenida entre la 11 y 12 calles, se encuentran tumbas de diferentes personajes como el expresidente Miguel Paz Barahona, así como ciudadanos árabes, judíos y palestinos que poblaron la antigua San Pedro Sula.

Alba Espinosa, residente de este barrio, recuerda que su abuelo le contaba que cuando se inauguró este camposanto estaba el brote de la fiebre amarilla. “Llegaban en carretas de caballos a dejar los muertos”, recuerda.

Otra vecina, María Inés Calderón, a sus 65 años, se le ilumina el rostro cuando rememora su niñez en Paz Barahona. Ella salía a jugar con sus vecinos, hermanos y primos.
Además, relata que los vecinos habían sembrado junto a los cercos flores como virginias, lirios y jazmines que esparcían un delicioso aroma.

En las tardes llegaba un marimbista que le apodaban Gallina, a quien le pagaban 20 centavos por pieza y se ponían a bailar en los amplios patios.

Eliseo Fajardo, director del Archivo Histórico Municipal, dijo que este famoso y popular barrio fue fundado en los años treinta. Los terrenos pertenecían a varios dueños y algunos de ellos cedieron a la Municipalidad lotes para ampliar el Cementerio General y para tener dos canchas de fútbol (Patria Maratón), espacio que también sirvió de pista de aterrizaje de aviones bimotores.

Estas emblemáticas canchas también servían de centro de recreación para los niños y jóvenes de la época.

Desarrollo

La construcción de la avenida Los Leones en el barrio Lempira, cerca de Paz Barahona, como también se le llama, le dio un aspecto diferente a la zona. En el centro de la mediana hay un monumento del Cacique Lempira construido en 1936, homenaje hecho por la comunidad palestina en la cuarto centenario de su muerte.

El terreno adonde se construyó el parque Palestina fue donado para dar paso a le edificación de la escuela Ramón Rosa que aún se mantiene en pie. Fue donado por la comunidad Árabe-Palestina.

El barrio Lempira entra en el conjunto de terrenos que se fueron vendiendo en lotes cuando empezó la urbanización y se vaticinaba un despegue.

La construcción de la avenida Circunvalación en 1938 es un hecho relevante que marcó la historia de este antiguo poblado, ya que algunas familias fueron sacadas de sus terrenos y mal indemnizadas, por lo que los constructores debían acompañarse de soldados.

Este sector de la ciudad conserva mucha historia donde aún se pueden ver humildes casas de madera con el diseño antiguo y sitios.

En la zona se encuentra la escuela Miguel Paz Barahona fundada el 16 de noviembre de 1953 que también forma parte de los instituciones forjadas a mediados del siglo XX.