TEMAS DESTACADOS:
21/05/2022
06:20 PM

Más noticias

Río Las Vacas, el basurero chapín que contamina playas de Honduras

A pesar de que el río Motagua recorre más de 480 kilómetros de su país, los mayores daños los causa en el territorio hondureño.

Nota de redacción:

Desde este día y hasta el viernes próximo, Diario LA PRENSA publica una nueva serie periodística en la cual muestra el origen, causas y consecuencias de la contaminación del río Motagua en Guatemala, el cual desemboca en las costas de Honduras. El equipo periodístico recorrió más de 480 kilómetros desde la frontera de Corinto, hasta la capital guatemalteca, para evidenciar por qué las playas hondureñas están llenas de basura, ya que las pocas medidas de mitigación ejecutadas por el país hermano no dan los resultados esperados. La serie también resalta los testimonios de ciudadanos guatemaltecos que viven en comunidades aledañas a los ríos que son utilizados como botaderos de basura.

Guatemala, Guatemala.

La contaminación de las playas de Honduras está lejos de acabarse, ya que más de cinco millones de guatemaltecos siguen tirando sus desechos en diferentes ríos que se llegan hasta su mayor afluente, el río Motagua.

Diario LA PRENSA viajó hasta la capital de Guatemala para conocer el lugar adonde se origina el foco de la contaminación que llega a diario a las playas de Omoa y Puerto Cortés.

Cientos de toneladas de basura son depositadas en el río Las Vacas, que nace en los cerros de Quiché; pero es en la comunidad de San Antonio de Las Flores, municipio de Chinautla, adonde se recoleta la mayor parte de desechos.

El río Las Vacas es usado como el más grande botadero de basura de Guatemala, está a unos 19 kilómetros de la capital, aledañas hay varias comunidades que han quedado casi en el olvido, por lo que gran parte de los pobladores ya se acostumbraron a vivir entre la basura.

La calle que lleva al más grande relleno sanitario de ese país es angosta y los conductores deben hacer maniobras para evitar salirse de la vía o impactar con otros vehículos.

En lo bajo del camino se van observando fragmentos del río cubiertos en su mayoría por un color blanco, lo poco que se logra ver de agua es de color café oscuro ya casi negro, pero es por la gran cantidad de aguas residuales de millones de ciudadanos que residen en Ciudad de Guatemala.

Foto: La Prensa

Río Chinautla recibe cientos de toneladas de basura de la zona 3, en Ciudad Guatemala.
Al llegar a la orilla del río Las Vacas, lo que se ve es impactante, la vista se alarga en la superficie del agua que está cubierta por una gran capa de diferentes materiales flotantes, animales de rapiña acaban con restos de animales muertos y es intolerable el mal olor, al que miles de habitantes de la zona ya se acostumbraron.

Gigantesco basurero

Debido a su gran contaminación desde hace más de 30 años, en el río Las Vacas no hay vida acuática. Cipriano Mora es un pepenador que a diario llega a la cuenca para recolectar plásticos y latas que vende para sobrevivir.

“Tengo 70 años de vida y bien recuerdo que cuando era joven este río no estaba así de sucio, se podía pescar y debido a que está rodeado de cerros y montañas era un lugar hermoso, fue hasta que la población creció y de la capital comenzaron a llegar las descargas de basura”, relató el poblador de San Antonio de Las Flores.

Claves de la crisis
1. Toneladas de desechos
En Guatemala producen más de 2,756,741 toneladas de basura al año, la mayoría de estos desechos son arrastrados por el río Motagua al mar Caribe.
2. Antecedentes del río
Fue en la década de 1970 que el caudal del río Motagua aún era cristalino, en el que se podían ver las piedras y los peces en el fondo, miles de ciudadanos vivían de la pesca.
3. Zona más contaminada
Es la zona 3 de Ciudad de Guatemala, adonde la mayoría de desechos son depositados en barrancos que caen a los ríos que se unen con el río Motagua.
Mora agregó que ha escuchado a sus amigos y ha visto en las noticias que toda esa basura llega hasta Honduras; pero aclaró que aunque el río pasa por sus comunidades no son ellos los que producen toda la contaminación.

“No tenemos un servicio que pase llevándose la basura como en otros lados, por lo que también la tiramos al río, pero la mayor parte viene de la capital”, recalcó el ciudadano.

Lo más peligroso del río Las Vacas no es la basura que está visible, sino la gran cantidad de desechos líquidos, como los químicos industriales, procedentes de cientos de empresas de la capital del país y los departamentos aledaños, que sin ningún tipo de tratamiento tiran sus desechos en diferentes cuencas que desembocan en el río Motagua, poniendo en peligro a millones de ciudadanos guatemaltecos y en consecuencia a miles de hondureños que viven en las costas del mar Caribe.


Ecosistema acuático

Con la contaminación también se amenaza la vida de los animale s porque la basura orgánica tampoco es tratada y causa un severo daño en los ríos al consumir el oxígeno con lo cual los peces y otros seres vivos mueren asfixiados.

La basura del río Motagua no solo procede del río Las Vacas, a unos pocos kilómetros está el río Chinautla o Zapote, el cual atraviesa la comunidad del Cantón de Pila Seca, de donde sus pobladores están en constante peligro no solo por las inundaciones, ya cada vez que llueve el río crece y llega al pueblo, sino también la contaminación de la cuenca y que por la falta de conocimiento de algunos ciudadanos aún utilizan el agua para algunos quehaceres del hogar, como lavar ropa y regar sus cultivos.

Foto: La Prensa

Río Chinautla recibe cientos de toneladas de basura de la zona 3, en Ciudad Guatemala.
Debido a la vulnerabilidad de esa zona, las autoridades locales han tratado de trasladar a los pobladores a lugares más seguros; pero sus habitantes por ser de una comunidad autóctona se resisten a dejar el pueblo, porque argumentan que es que allí están enterrados sus antepasados.

El problema del arrastre de la basura se da más en las temporadas de lluvia, para mayo y junio y también en septiembre y octubre, la basura acumulada durante la época seca llega en mayor cantidad a la costa hondureña.

A pesar de que a lo largo de los años han ejecutado varios estudios de la contaminación y el cambio de autoridades de Gobierno en Guatemala, expertos en medio ambiente no ven interés de acabar con el problema o buscar tratar la basura de manera diferente.

Uno de los mayores problemas es que más del 50% de la capital no tiene un servicio para recolección ni tratamiento de la basura, por lo que todos los desechos son depositados en los ríos aledaños a la ciudad.

En el país hermano son pocas las comunidades que hacen un intento por manejar de forma adecuada la basura. Uno de los sectores que está trabajando en evitar que su basura siga contaminando el río Motagua es la zona 3, por lo que entierran parte de la basura recolectada; sin embargo, el relleno sanitario está en un barranco por donde pasa el río Las Vacas y al llover son arrastrados los desechos.

Reacción

En un comunicado oficial, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) informó que se necesita una ley para el manejo integral de los residuos sólidos y un reglamento que permita guiar a quienes causan la basura y a las comunas para su manejo.

Respecto a la necesidad de un cambio cultural para el manejo de los desechos por parte de la población, la oficina expuso que trabajan en materias de educación ambiental dirigidas a niños y jóvenes de todo el país.

El MARN añadió que analizan la iniciativa de ley de residuos sólidos y trabajan en el desarrollo del reglamento para el manejo integral de los residuos.

La cuenca del río Motagua está dentro de 76 municipios de 12 departamentos en la república de Guatemala y en 27 municipios de cuatro departamentos en Honduras.

Lo lamentable es que cientos de toneladas de basura que llegan al río Motagua siguen recorriendo cientos de kilómetros hasta su desembocadura en la barra del Motagua, en el territorio hondureño.