04/07/2022
01:20 PM

Más noticias

Más de 600 toneladas de basura recogen en playas de Omoa

Omoa, Cortés, Honduras.

Cuadrillas de hombres y mujeres trabajan desde la barra del Motagua hasta Puerto Cortés. Buscan limpiar los 46 kilómetros de playa que desde hace más de una semana son cubiertos por enormes cantidades de basura y desechos hospitalarios.

Este problema que afecta a la zona costera de Honduras, fronteriza con Guatemala, está alejando el turismo.

La alcaldía de Omoa, Marina Mercante, Fuerza Naval de Honduras, pobladores contratados por el Gobierno y vecinos han recolectado solo en dos días alrededor de 600 toneladas de basura.

“Unas 200 personas han quitado toneladas de basura, los equipos trabajan en la limpieza de la playa y cubren unos 200 metros por día. El proceso es lento para cubrir todo el corredor que está inundado de basura; pero esperamos agilizar el trabajo de limpieza, y como alcalde les garantizamos a los turistas que para el feriado de octubre las playas estarán limpias”, explicó el alcalde Ricardo Alvarado.

Foto: La Prensa

Se han cavado varios agujeros para depositar la basura que recolectan las cuadrillas.
La limpieza

Desde que se dio la alerta por la avalancha de basura que tras las lluvias el río Motagua arrastró desde Guatemala hasta Omoa, la prioridad para las autoridades locales fue limpiar la playa. Varias instituciones se sumaron en la operación, pero temen que de continuar las lluvias, la basura de nuevo cubra toda la bahía.

“Estamos afanados en la limpieza de la playa y más tardamos en limpiar que la basura en aparecer. Monitoreamos la zona, la meta es tener listas las playas para el feriado de octubre; pero es necesario que se tomen acciones permanentes para evitar la basura que nos llega de Guatemala”, dijo Francisco Díaz, poblador de Omoa.

Una retroexcavadora apoya las tareas de limpieza. Ayer, el mar además arrastraba cantidades de algas marinas muertas, que es otro de los focos a atender por las autoridades, en vista que hay temor en los visitantes, quienes aseguran que de no limpiar prefieren no bañar ante el temor de que las algas muertas contengan otras especies marinas que puedan afectar su salud.

Foto: La Prensa