30/06/2022
08:06 PM

Más noticias

“Respeten la institucionalidad del país”: Tomás Zambrano a Libre

El diputado nacionalista abogó por el cese a la incertidumbre política en el país y reconoció a la junta directiva de Jorge Cálix.

Tegucigalpa, Honduras.

El jefe de bancada del Partido Nacional en el Congreso Nacional, Tomás Zambrano, pidió este martes, en la primera sesión legislativa ordinaria de 2022, “respeto a la institucionalidad del país”.

El congresista por el departamento de Valle, exsecretario de la junta directiva de Mauricio Oliva (Partido Nacional) en el último período legislativo, se refirió a la convulsa actualidad política que atraviesa el país derivada de la pugna por el poder en la junta directiva de ese poder estatal.

Zambrano, en referencia a la junta directiva de Cálix, en incertidumbre por el paralelismo inusitado de dos juntas (Luis Redondo), dijo: “Este es el Congreso Nacional verdadero”.

“Por amor a Honduras, compañeros de Libre, por amor a su presidenta y al país, pedimos que sean garantes de esas libertades, que respeten la institucionalidad del país”, extendió Zambrano en su ponencia legislativa.

La bancada nacionalista, de 44 diputados, apoyó, en totalidad, por Cálix como presidente de la junta. Cálix fue expulsado como miembro del Partido Libertad y Refundación (Libre) junto a otros 18 diputados por “traicionar al partido”.

Dichos parlamentarios optaron por apoyar a Cálix y no a Redondo, del Partido Salvador de Honduras (PSH), propuesto por Xiomara Castro, la coordinación de Libre y Salvador Nasralla, designado presidencial y líder del PSH.

Primera sesión

En su discurso, Jorge Cálix mencionó que como presidente del Legislativo abogará para la aprobación de una segunda vuelta electoral.

Además, prometió la aprobación de la ley procesal electoral para el Tribunal de Justicia Electoral (TJE), así como reformas al sistema judicial hondureño.

Caos legislativo

Honduras busca una salida a la crisis política que generó la elección paralela de dos presidentes del Congreso, a menos de 48 horas de que la izquierdista Xiomara Castro asuma el poder y bajo la atenta mirada de Estados Unidos.

“Hacemos un llamado a los políticos para que mantengan la calma, participen en el diálogo, se abstengan de la violencia y de la retórica provocativa”, dijo ayer lunes Ned Price, portavoz del Departamento de Estado de Estado Unidos, en Washington.

El control del Legislativo hondureño es clave para los planes de lucha contra la corrupción y reforma política de Castro, en un país golpeado por la pobreza, la migración y el narcotráfico.

La crisis inició el viernes, cuando un grupo de legisladores del partido de Castro, Libertad y Refundación (Libre), desestimó la propuesta de la presidenta electa de nombrar como jefe del Legislativo a Luis Redondo, miembro de la agrupación aliada Salvador de Honduras (PSH), cuyo apoyo fue clave para ganar las presidenciales.