31/01/2023
02:25 PM

Más noticias

Reacción de Juan Orlando Hernández el día que conoció de la voz de un juez su extradición

Un juez natural autorizó ayer miércoles su extradición a los Estados Unidos, que lo solicita por narcotráfico.

Tegucigalpa, Honduras.

Este jueves se dio a conocer un video donde aparece el expresidente hondureño Juan Orlando Hernández refiriéndose a la situación que enfrenta por el proceso de extradición a los Estados Unidos.

El video fue grabado en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) al parecer minutos antes de que conociese el fallo del juez natural acerca de la autorización para ser enviado ante la justicia estadounidense.

“Quiero agradecer a aquellos que han estado orando y me han acompañado en esta situación compleja, que han sido soporte para mi familia y para mí. Estamos a minutos de entrar a la parte final de la audiencia donde el juez dará a conocer algo que al parecer los medios de comunicación ya saben, pero que yo no sé”, comenzó diciendo el exgobernante.

“Ante cualquier decisión, sigo convencido que esto es producto de una venganza de quienes tenían al país de rodillas, a una Honduras sitiada. Decidí asumir el compromiso (de dirigir al país) y cada acción que impulsamos, cada pensamiento fue encaminado con toda la intención de traerle bienestar a Honduras y eso me enorgullece porque tenemos un país más seguro, salvamos vidas”, agregó Hernández.

Juan Orlando Hernández aseguró que sus abogados presentaron argumentos de mucho peso y dijo sorprenderlo que un auto acordado esté por encima de la Constitución de Honduras y de la normativa internacional. Afirmó también que Estados Unidos no ha enviado pruebas fehacientes y contundentes, subrayó seguidamente que “entre cielo y tierra no hay nada oculto y que tarde o temprano se conocerán los detalles”.

“Espero que los periodistas, estudiantes de Derecho y de otras profesiones estudien este caso, esto se debe ilustrar al mundo, también espero que analicen los hechos que provocaron esto”, apuntó.

Hernández Alvarado externó su orgullo sobre el equipo de abogados defensores por el trabajo hecho, al tiempo que aseveró no desearle a nadie lo que él y su familia están atravesando.

Recordó y lamentó todo lo que pasó el 15 de febrero, día de su captura, afuera de su lujosa vivienda en Tegucigalpa.

“Me di cuenta que hubo acciones que la Policía no tenía que haber realizado y se les pasó la mano, ojalá que no lo vuelvan a hacer con ningún otro hondureño. Lamento las limitaciones que tuve con acceso a llamadas telefónicas y el día que murió mi abuela tampoco pude consolar a mi madre, esas cosas no pueden ser”, concluyó.

Luz verde a extradición

Un juez de Tegucigalpa concedió ayer miércoles la extradición a Estados Unidos del expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández (2014-2022), reclamado para ser procesado por narcotráfico, uso ilegal de armas y el transporte de unas 500 toneladas de cocaína.

La defensa aseguró que apelará la decisión. En ese caso, será el Pleno de magistrados de la Corte Suprema el que tenga la voz final en los próximos días.

En la petición de extradición, Estados Unidos señaló a Hernández de delitos como “conspiración (..) para importar sustancia controlada” y “poseer armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos”.

Según la solicitud, entre 2004 y 2022 “Hernández participó en la conspiración violenta de narcotráfico para recibir cargamentos de múltiples toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde Colombia y Venezuela, entre otros lugares, por rutas aéreas y marítimas”.

“La conspiración transportó más de aproximadamente 500.000 kilogramos de cocaína a través de Honduras con destino a Estados Unidos”, agrega.

De acuerdo con fiscales estadounidenses, el exmandatario recibió millones de dólares por sobornos y ganancias de múltiples organizaciones de narcotráfico en Honduras, México y otros lugares.

Juan Orlando Hernández siendo acompañado de múltiples policías mientras era devuelto hacia el cuartel de Fuerzas Especiales.

“A cambio de ello, Hernández protegió a los narcotraficantes de la investigación, detención y extradición”, explica. Además, en 2013 “Hernández aceptó aproximadamente 1,000,000 de dólares estadounidenses en ganancias del narcotráfico de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, agrega el documento. Fiscales de Nueva York vincularon al expresidente con el narcotráfico durante el juicio contra su hermano, el exdiputado “Tony” Hernández, quien fue condenado en marzo de 2021 a cadena perpetua por ese delito.

Vistiendo un elegante traje, Hernández llegó fuertemente escoltado por las fuerzas especiales de la Policía desde el cuartel Los Cobras, donde está recluido desde el 15 de febrero, un día después de que Honduras recibió el pedido de extradición desde Estados Unidos.

Relacionada: Tres cargos de peso: Las acusaciones de EEUU contra Juan Orlando Hernández

Al terminar la audiencia, en medio de un fuerte despliegue de efectivos especializados en combate urbano y una caravana fuertemente armada, el exgobernante fue devuelto a Las Cobras, para aguardar el resto del proceso.

JOH, como se le conoce por las iniciales de su nombre, es un abogado de 53 años, y dejó el mando el 27 de enero a Xiomara Castro. Fue presidente ocho años y antes lideró el Congreso, en cargos donde mostró lealtad a Estados Unidos en la lucha contra el tráfico de drogas.

“Hoy es un día muy triste para nuestra familia (...) Le reitero al mundo entero y a toda Honduras, mi esposo es inocente, es víctima de una conspiración y de una venganza de narcotraficantes que un día fueron extraditados de este país y que ahora, para negociar sus penas, están culpando a Juan Orlando”, aseguró Ana García, esposa del exmandatario.

Ana García declaró ante los medios que agotarán todas las instancias necesarias para frenar la extradición.

“Lamento que esto se le haga a alguien que ha sido aliado (...) De aquí en adelante quién más querrá combatir el narcotráfico en Honduras. Si al que puso el pecho al frente hoy le hacen esto, ¿qué podemos esperar?”, preguntó. “Es una venganza con tinte de persecución política”, dijo García.

En los exteriores de la sede de los tribunales en la capital, simpatizantes del Partido Nacional (derecha), al que pertenece Hernández, llegaron para clamar por la “inocencia” del expresidente.

Más temprano, la defensa del expresidente aseguró que “Estados Unidos no envió ninguna prueba suficiente y fehaciente” que involucre a Hernández “en actividades de narcotráfico, como lo exige el tratado de extradición para que el juez otorgue el pedido”; sin embargo, el vocero del Poder Judicial, Melvin Duarte, explicó que para dar luz verde a la extradición solo se requiere una “mínima carga probatoria para acreditar los requisitos que establece el tratado de extradición, y los indicios suficientes enviados por el Estado requirente”.

Duarte aclaró que Hernández solo podrá ser juzgado por los delitos que han sido autorizados por el juez hondureño y que aprobar la solicitud no significa culpabilidad. Eso lo determinarán los tribunales estadounidenses.

Hernández “se ha involucrado en corrupción significativa al cometer o facilitar actos de corrupción y narcotráfico, y al utilizar las ganancias de actividades ilícitas para campañas políticas”, dijo el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Fiscales estadounidenses se han referido al exgobernante como un “co-conspirador” que convirtió a Honduras en un “narco-Estado” al involucrar militares, policías y otros civiles en el tráfico de drogas hacia Estados Unidos.