Nueva York, Estados Unidos.

El martes 10 de mayo, a las 11:00 am, cuando el expresidente hondureño Juan Orlando Hernández comparezca ante el juez Kevin Castel en Nueva York, se declarará inocente.

Raymond Colón y Daniel Pérez, quienes forman parte del equipo de defensa del exgobernante, manifestaron recientemente que cuando se le consulte al expresidente sobre su participaron en las acusaciones, este dirá que es inocente, lo que obligará el caso a escalar el siguiente nivel: el juicio.

José Tercero Midence, máster en derecho internacional, indicó que la declaratoria de inocencia que hará el expresidente hondureño estaría fundamentada en una serie de motivos.

Midente pormenorizó que una de las razones sería que los abogados defensores aún no han recibido la documentación que menciona toda la carga probatoria o que no la tengan lista, aunque sí fuese lo contrario, es probable que hayan analizado que las pruebas en su contra no son lo suficientemente sólidas y que como equipo poseen la suficiente fuerza y respaldo para evitar que el expresidente termine en la cárcel y demostrar su inocencia.

El experto considera que otra de las razones sería que la defensa está esperando que la Fiscalía tenga la suficiente evidencia, que sea visible, probatoria y que sea parte del proceso de sentencia.

Juan Orlando Hernández está siendo juzgado por narcotráfico y uso de armas en Nueva York.

Hernández Alvarado está acusado de tres delitos cometidos, según la fiscalía federal, entre 2004 y 2022: conspiración para la importación de cocaína, posesión de ametralladoras y armas pesadas y conspiración para la posesión de esas ametralladoras y armas. Estos dos últimos delitos pueden merecer la cadena perpetua.

Relacionada: Defensa de Juan Orlando Hernández asegura que su hermano Tony no declarará en el juicio

La Fiscalía de Estados Unidos ha dicho que Hernández dirigía a Honduras como un “narco-estado”; sin embargo, el expresidente, que antes de que se presentaran cargos en su contra había sido identificado en un documento de la fiscalía de Manhattan como el “CC-4” sin nunca mencionar su nombre y vinculándolo con el narcotráfico, ha reiterado en varias ocasiones que es inocente.

Estados Unidos solicitó el pasado 14 de febrero al Gobierno de Honduras el “arresto preventivo”, con fines de extradición, del expresidente, quien fue capturado un día después en su domicilio en Tegucigalpa.

Semanas desupes, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Supremo anunció que la resolución sobre la extradición de Hernández estaba firmada ya por los 15 magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que ratificó el 28 de marzo la extradición del exgobernante que había autorizado en primera instancia el 16 del mismo mes un juez natural.

El 21 de abril, el expresidente hondureño fue extraditado a Estados Unidos. El traslado del exmandatario estuvo a cargo de la Agencia para el Control de Drogas (DEA) del país norteamericano.

Su caso es un hecho inédito en la historia de Honduras, y sucedió luego de que su hermano Juan Antonio fuera sentenciado en un juzgado de Nueva York por cargos similares el pasado 2021.

Hernández fue entregado a las autoridades de Estados Unidos en la base aérea Hernán Acosta Mejía, ubicada en Tegucigalpa, a la que fue llevado en un helicóptero de la Fuerza Aérea Hondureña por el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón.