21/02/2024
11:12 PM

Propietarios de funerarias aseguran que no 'asesinan” a pacientes graves

Familiares de fallecidos en el hospital han denunciado plan para que las funerarias tengan más clientes.

San Pedro Sula, Honduras.

Propietarios de las funerarias cercanas al hospital Mario Rivas aseguran que es falso que sus empleados ingresan al centro asistencial para desconectar a pacientes en estado grave de salud.

Familiares de enfermos que han fallecido en el Rivas denunciaron ayer por la mañana en el programa Frente a Frente de Televicentro que hay una red de “grupos externos de las empresas encargadas de la venta de féretros y organización de sepelios, asociados con empleados del hospital” para conseguir clientes, una vez que mueren los pacientes.

“Algunas personas llegan a desconectar a propósito a los pacientes y luego esperan a los familiares para ofrecerles una gama de paquetes fúnebres”, fue una de las denuncias anónimas.

Otro que dejó entrever su indignación aseguró que su familiar fallecido fue entregado en la morgue del hospital con señales de operaciones en zonas cercanas a los riñones, dejando sospecha que se extraen los órganos de los muertos.

“Incluso a personas con tatuajes o que se conocen por ser malvivientes les inyectan sustancias dañinas y reciben a propósito mala atención”, fue otra denuncia leída en el programa televisivo.

La Secretaría de Salud anunció ayer que el hospital Mario Rivas será intervenido y buscarán resolver la crisis a través de cambios radicales en el sistema administrativo y también en el recurso humano.

La directora de este centro médico público, Ledy Brizzio, aseguró que “tienen claro conocimiento de los hechos” que denuncian los sampedranos y que tienen en la mira a las personas que ingresan al hospital a diario para ofrecer servicios fúnebres.

Desmienten

“Buscan desviar la atención del problema real que hay en el hospital”, asegura Francisco Herrera, encargado de una de las dos funerarias ubicadas frente al Rivas.

Herrera asegura que no “llegan a tales extremos” para hacer prosperar sus negocios; aunque sí tienen conocimiento que dentro del hospital ingresan personas a ofrecer ataúdes.

“Salud debería reforzar la seguridad. Si el problema es que la gente se mete, entonces que tengan mayor cuidado y no haya personas ajenas al hospital dentro del centro”. Según el propietario, los clientes llegan hasta su puesto de venta y los fines de semana es cuando más personas piden sus servicios. Además, muchas familias contratan sus servicios por contratos que pagan a plazos y luego solo cumplen con su trabajo.

Ángel Lara, propietario de la funeraria Divino Paraíso, manifiesta que las “acusaciones son graves y las autoridades deben tener cuidado al hacerlas, pues deben presentar pruebas”.

“Son situaciones delicadas, nosotros tenemos nuestros apoderados legales, y si Salud nos acusa sin tener pruebas, podemos contrademandar y ellos pueden ir presos”, agregó Lara.

A su criterio, el servicio que ofrecen “no daña a ninguna persona” y lejos de buscar beneficiarse a costillas de los fallecidos, ellos ayudan de muchas formas.

“Ese hospital no tiene personal, nuestros empleados ayudan a los familiares en emergencia a mover a los pacientes. Nosotros regalamos cualquier cantidad de ataúdes a familias pobres e incluso prestamos nuestros vehículos para asistir a familias que no tienen transporte”, aseguró.

Las autoridades de Salud aseguran que darán con los responsables de los actos que denuncia la población y la Secretaría de Seguridad colaborará con ellos.