02/10/2022
08:38 AM

Más noticias

Productores denuncian que bandas asaltan fincas del Aguán y venden fruta

Piden a Xiomara Castro actuar para acabar con la crisis. Director del INA exhorta a no comprar la fruta robada.

Tegucigalpa. Dos muertos, varios heridos y unas diez mil hectáreas de tierra cultivadas de palma aceitera invadidas es el resultado, por ahora, de una nueva incursión de grupos armados en fincas en el Bajo Aguán, Colón.

Los propietarios de estas fincas hicieron un llamado al nuevo Gobierno a solucionar este problema que se incrementó en los últimos meses.

El 29 de diciembre del año pasado, grupos amados entraron en la fina La Confianza y mataron a dos guardias apoderándose de la tierra y de la fruta.

Los altos precios de la fruta de palma, la presencia de compradores independientes del producto robado y el poco interés de la Policía en poner orden tienen desesperados a los productores del Aguán.

Clases

1. 4,300 hectáreas de palma fueron vendidas en 2010 por el empresario Miguel Facussé a los campesinos con la intervención del Gobierno de Porfirio Lobo Sosa.

2. Hace unas semanas, los apoderados legales de las empresas con fincas invadidas denunciaron a las autoridades policiales de Colón por no ejecutar las órdenes de desalojo.

“Hemos comprado las tierras en tiempo y debida forma, pero gente de las aldeas que están pegadas a nuestras fincas, que andan tomándose una finca hoy, otra mañana, nos han ido a sacar a punta de tiros del sector de Chapagua”, aseveró José Mass Arias, presidente de la Asociación de Productores de Palma Africana del Bajo Aguán.

Pidió al Gobierno de Xiomara Castro que “nos ayude, no le estamos pidiendo dinero, le pedimos que garantice la seguridad jurídica. Las autoridades y todo mundo saben quién está comprando esa fruta”. “Se roban la fruta para venderla a precios de gallo muerto”.

“Nos han despojado de unas 400 hectáreas de palma. Estoy perdiendo 100,000 lempiras diarios y lo más grave es que esa finca la tenemos hipotecada”, afirmó

Héctor Castro, presidente de la Asociación de Industriales de la Palma Aceitera de Honduras, dijo que se trata de bandas organizadas las que se están robando las frutas.

“La fruta de palma tiene los mejores precios en la historia del cultivo del país y es un tremendo estímulo para que grupos organizados entren a las plantaciones”.

“Esta es una cadena bien organizada, están los grupos que entran a las fincas, que se toman a la fuerza la propiedad, y otros que comercializan, que llevan las frutas a plantas extractoras”, expresó el productor.

Añadió que “es un círculo vicioso que está provocando en el Bajo Aguán inestabilidad social, muertes, y lo más peligroso es que hay grupos que están pensando en repeler por la fuerza esta situación”.

Mientras el todavía director del Instituto Nacional Agrario (INA), Ramón Lara, dijo que mientras los dueños de procesadoras compren la fruta robada el problema seguirá latente en la conflictiva zona del Aguán .