29/02/2024
01:30 AM

Porfirio Lobo Sosa está en la mira de la Ufecic

  • 02 marzo 2018 /

En las próximas horas determinarán si proceden acciones legales contra el ex-Presidente.

    Tegucigalpa, Honduras.

    Horas difíciles vive el expresidente de Honduras Porfirio Lobo Sosa. La captura este miércoles de su esposa Rosa Elena Bonilla ha sido otro golpe difícil de digerir.

    A esto se suma el posible escenario que en las próximas horas podría enfrentar, en caso que las investigaciones determinen el nivel de implicación que el exgobernante tuvo en la red de la “ Caja chica de la dama”.

    Ayer, agentes fiscales e investigadores de la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) determinaban qué papel jugó Pepe Lobo, si estuvo enterado o no de las actividades que su esposa realizó al frente del Despacho de la Primera Dama, si conoció el operar de cada uno de los miembros de la red y cómo se destinaron los recursos que eran para obras sociales.

    Son varias piezas que están en el tablero y de las conclusiones que determinen las autoridades, podría definirse cuál será el futuro del exmandatario. “Es un caso de alto impacto que ha llevado tiempo en su investigación. Se ha documentado con todo el soporte necesario para que sea sólida la sustentación que se presenta ante el juez. Por eso, una pieza clave en la investigación es el expresidente Porfirio Lobo, donde estamos por concluir si tiene o no implicaciones en este caso, y de tenerlas, qué repercusiones legales pueden acreditarse para que pueda ser presentado o no ante la justicia”, dijo uno de los agentes de la investigación.

    Ya son 15 bienes los asegurados a la ex primera dama o testaferros vinculados a la red denominada “La caja chica de la dama”, entre los que figuran la famosa residencia donde ha vivido el exmandatario Porfirio Lobo Sosa, su esposa e hijos menores.
    Los escenarios

    Con la captura de Rosa Elena Bonilla se analizan sus implicaciones en ese caso.

    Pero para analistas no cabe una posible sanción penal en su contra, porque quien determina el presupuesto que maneja el Despacho de la Primera Dama es el Congreso Nacional.

    “En el orden estrictamente penal, la responsabilidad es personalísima. Hay responsabilidad en el sistema, en el Congreso porque es el que aprueba el Presupuesto General. Son los fondos para el Despacho de la Primera Dama y eso es ilegal. No veo responsabilidad personal directa porque no hay un nexo de causalidad entre la decisión política de que la primera dama maneje fondos, porque esa es una decisión del Congreso”, explicó el analista Raúl Pineda Alvarado.

    Las próximas horas son decisivas porque del cruce de información que se den las autoridades dependerá cuál será la situación que puede enfrentar el exmandatario.

    El aseguramiento incluye varios carros de lujo que ahora quedan bajo manejo de la Oabi.
    Está en El Chimbo

    Fue Porfirio Lobo Sosa quien desde que se produjo el allanamiento en su residencia en la aldea El Chimbo, en Santa Lucía, abrió los portones de la residencia, facilitó el acceso y guio a los agentes hasta donde se encontraba su esposa.

    No se opuso a ninguno de los requerimientos de los agentes y desde el miércoles en la tarde que otro grupo de uniformados trabajó en la inspección de la vivienda ha colaborado y ha apoyado a las autoridades, pese a que sabe que una vez finalizada la inspección deberá abandonar la vivienda que desde el miércoles en la noche pasó a manos de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi).

    Hasta ayer a las 6:00 pm, la inspección de la vivienda no había concluido. El registro minucioso de los agentes continuaba para tratar de encontrar documentación que apoye la investigación.

    “La inspección en la residencia continúa. Esperamos mañana (hoy), terminar con la misma y desde ese momento la vivienda pasará a manos de la Oabi”, explicó el agente.

    Los accesos a la residencia en la aldea El Chimbo estaban cerrados ayer para los medios de comunicación. Estaba habilitado únicamente para las personas que viven en el circuito adonde está la vivienda, pero no había paso para ningún medio.

    El aseguramiento incluye varios carros de lujo que ahora quedan bajo manejo de la Oabi.
    Confinado

    Callado, pensativo y con su rostro desencajado han visto en las últimas horas al expresidente Lobo. Se ha mantenido en su casa observando. Para él han sido horas de angustia y de soledad.

    El primer golpe que empezó a desmoronar la vida familiar del ex-Presidente fue el caso contra su hijo Fabio Porfirio Lobo. Allegados afirman que en él había centrado sus esperanzas para que Fabio manejara su patrimonio y siguiera sus pasos en la agricultura.

    Pero su detención en Haití le cambió los planes y la vida. Incluso, le tocó dar la cara para confirmar que su hijo enfrentaba a la justicia y que lo hacía precisamente por sus nexos con el narcotráfico.

    Desde 2015, el desmejoramiento físico del exmandatario fue notorio.

    Pero aún así sacó fuerzas, se hizo cargo de sus nietas y siguió adelante, tratando de vencer las dudas sobre sus implicaciones o no ante lo que declaraba en la Corte de Nueva York Devis Leonel Rivera Maradiaga, quien asegura que apoyó a Lobo durante su campaña.

    A casi tres años de esa captura, un nuevo golpe sacudió su vida, esta vez fue la muerte de Cristian Bulnes Galán, otro de sus hijos, quien falleció producto de un cáncer terminal que padecía desde hacía varios meses; aunque otras versiones establecieron que su muerte estaría ligada a una intoxicación alcohólilica. Pero el golpe más fuerte, quizá inimaginable para Pepe Lobo, ha sido la captura de su gran amor su “Rosita”, como ha llamado a su mujer desde que le robó el corazón en 1990. Son 27 años de una vida juntos, con altos y bajos, pero juntos. En el momento que Rosa Elena significaba el apoyo más importante de su vida, una acusación de malversación de caudales públicos de nuevo lo exponía ante la opinión pública.

    Más bienes asegurados

    A la ex primera dama, el Juzgado de Letras de Letras Penal con Competencia Nacional en materia de Corrupción le ordenó el aseguramiento de dos bienes más.

    Se trata de la lujosa mansión donde vive en la actualidad la familia Lobo en la comunidad de El Chimbo, muy conocida por sus fuentes y entrada en forma circular, la que fue asegurada la noche del miércoles, además de otra residencia.

    Más temprano también aseguraron diez terrenos y tres apartamentos en el Condominio Loma Alta. También aseguraron dos lujosas camionetas y un pick up.