San Pedro Sula, Honduras.

El Aeropuerto Toncontín es uno de los diez más peligrosos del mundo, pregonan revistas y medios de comunicación de todo el planeta. Sin embargo, pilotos hondureños, con más de 20 años de experiencia, desaprueban este concepto.

El Toncontín -ubicado en Tegucigalpa- comenzó a figurar entre los más peligrosos luego de que Ian Savage, profesor del Centro de Economía y Transportación de Northwestern University de Estados Unidos, publicara en 2012 un estudio (con resultados de una investigación realizada entre 2000 y 2009) que afirma que el medio de transporte más seguro para viajar es el avión y los más peligrosos son los carros, bicicletas y motocicletas.

Los aviadores hondureños están de acuerdo con que las aeronaves han causado menos muertes en el planeta y están seguros que el Toncontín no es tan peligroso como lo pintan.

Toncontin
En 2016 viajaron por medio de Toncontín 708,484 pasajeros, nacionales y extranjeros.


“Toncontín no es un aeropuerto peligroso. Es un aeropuerto en el cual, como en cualquier otro, hay que cumplir a cabalidad con los procedimientos establecidos. Este sí es un aeropuerto que es menos perdonador que otros grandes, pero yo no lo catalogo como un aeropuerto de riesgo”, dice Carlos Ezequiel Aguirre, piloto comercial con 24 años de experiencia.

Aguirre ha aterrizado y despegado desde el Toncontín en aviones Airbus A320 (con capacidad de 220 pasajeros) “sin problemas”.

La típica lista de los más peligrosos, según el grado de riesgo, incluye al Courchevel (alpes franceses), Princess Juliana (San Martín), Juancho E. Yrausquin (isla de Saba), Gibraltar, Toncontín (Honduras), Gustaf III (San Bartolomé), Madeira (Portugal), Kai Tak (Hong Kong), Congonhas, (Brasil) y Narsarsauaq (Groenlandia).

Toncontin
Elkin García (33 años de experiencia): “Todo piloto entrenado sabe cuáles son los protocolos que se siguen antes de ir a un destino desconocido”.


Pero Aguirre no comparte ese calificativo. Según él, Toncontín “cumple con los requisitos exigidos en el largo de pista” y “si no fuera así, no operaran las líneas aéreas estadounidenses”.

En el TGU, como es conocido en el ámbito de la aviación, operan las norteamericanas American Airlines, Delta Airlines, United Airlines, también las latinoamericanas Copa Airlines y Avianca.

Fernando Erazo, otro piloto comercial con más de 30 años de experiencia, opina que “Toncontín no es un aeropuerto de alto riesgo”, pero aclara que “tiene características especiales, tiene sus limitantes. Si los pilotos experimentados conocen sus limitantes y las condiciones que tiene el aeropuerto, pueden operar normalmente”.

Erazo se hizo piloto en Honduras y continuó sus estudios en Estados Unidos, adonde, explica, igualmente ocurren accidentes aéreos por diferentes causas.

Toncontin
Un accidente catastrófico. En esta pista solamente se ha suscitado un accidente mortal: dejó cinco muertos (avión de Taca en 2008).


Para él y otros pilotos consultados por LA PRENSA, la clave que evita un accidente, como el protagonizado por el avión Gulfstream G200, N813WM, el martes pasado 22 de mayo, es “obtener información previamente y estudiar el aeropuerto de origen antes de despegar”.

“En aviación, a estas alturas del Siglo XXI, existe la informática y hay medios que dan la información de todos los aeropuertos del mundo. Si yo voy a un aeropuerto de Guatemala, que tiene características especiales, recurro a las informaciones que tengo disponibles, cartas de aproximación, largo de pista y condiciones meteorológicas. Estudio y analizo”, ejemplifica Erazo.

A diferencia de otros aeropuetos de la región, que están fuera de las urbes (como el de San Salvador y Panamá), Toncontín está flanqueado por montañas y su pequeño retazo de pista se encuentra rodeado de áreas de edificios comerciales y viviendas.

Toncontin

Estas características, a juicio de Elkin de Jesús García Lacayo, exaviador militar y comercial, con 33 años de experiencia, convierten al TGU en un aeropuerto especial, pero no de alto riesgo.

“El aeropuerto en sí tiene sus condiciones muy particulares, tiene un área montañosa, pero sigue siendo operado por gente de todo el mundo. La pista, en términos generales, es como cualquier otra; pero hay que tener un particular celo hacia la pista. Hay que respetar al Toncontín por su condición, pero es una pista que, con la información pertinente, se opera sin ningún problema”, dice.

En Centroamérica, según García Lacayo, “no hay otro aeropuerto como Toncontín. En Guatemala hay pistas a una altura similar, pero no con la aproximación que es un poquito más complicada en Toncontín”.

Para sortear estas limitaciones, que son propias de Toncontín, y evitar accidentes, los pilotos hondureños consultados por LA PRENSA les recomiendan a los extranjeros obtener la información necesaria de Toncontín antes de despegar del aeropuerto de origen.