San Pedro Sula, Honduras.

Sin considerar los accidentes aéreos ocurridos en los alrededores de Tegucigalpa como el del vuelo Tan Sahsa 414, en Toncontín, por tener una pista pequeña, ha sido en más de tres ocasiones escenario de siniestros fatales.

El 20 de febrero de 1967, el avión Douglas DC-6 (HR-SAS), Sahsa 203, se accidentó en el Toncontín a causa de fallas mecánicas durante el frenado.

Dos llantas del tren de aterrizaje tomaron fuego, los pilotos perdieron el control y la aeronave se salió de la pista.

El avión se incendió y murieron cuatro pasajeros.

Accidentes
En 1997 un Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se salió de la pista y se partió en dos. Dejó tres muertos.


En 1972 se suscitó un accidente que, en ese momento, se convirtió en un hecho curioso e inverosímil: un bus urbano con 18 pasajeros chocó con un avión que aterrizaba en Toncontín. No hubo muertos.

La longitud de la pista comenzó a pesar y a mostrarse como un problema sobre la aviación en abril de 1997 cuando la nave de carga Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se partió en dos pedazos.

El C-130, con diez personas a bordo, se salió de la pista del Toncontín e invadió el bulevar Comunidad Europea. Tres murieron y siete resultaron con quemaduras de primer grado. Años más tarde, en abril de 2008, una avioneta Cessna, de la compañía Island Hopper (matrícula HR-AUA), despegó de la pista de Toncontín y cuando estaba en el aire el piloto detectó problemas mecánicos. Para evitar una tragedia intentó regresar a tierra, pero fracasó.

Accidentes
El martes 22 de junio, un Gulfstream 200, matrícula N813WM, se salió de la pista hasta llegar a una calle aledaña.


Al ejecutar la maniobra, una de las alas de la avioneta impactó contra un pick-up que circulaba por el anillo periférico.

El techo del carro quedó destruido y la avioneta, después de desplomarse en la orilla del anillo periférico, se redujo a chatarra.

Estos accidentes se convirtieron en el preámbulo de uno de los grandes accidentes que ocurrirían semanas después.

Accidentes

En mayo de ese mismo año, un Airbus 320, del vuelo 390 de Taca, se salió de la pista, derribó árboles, destruyó un cerco y cayó a una hondonada. Este avión, que salió de San Salvador, transportaba 124 pasajeros. De ellos, cinco murieron (entre ellos, el presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica, Harry Brautigam), y 65 resultaron heridos.

Dos años más tarde, la Autoridad de Aviación Civil de El Salvador informó que el accidente protagonizado por el Airbus 320 tuvo como causa una mala decisión tomada por el piloto César D’Antonio.

La torre de control de Toncontín le aprobó el aterrizaje a D’Antonio, pero le advirtió que la pista se encontraba húmeda. En 2018, la pista de este aeropuerto sigue siendo un lugar de accidentes.

El martes pasado, un Gulfstream 200 matrícula N813WM, con 6 personas a bordo, se salió de la pista y al caer a una calle aledaña se partió en dos. No hubo muertos.

Accidentes