27/02/2024
04:56 PM

ONU pide evitar “uso prolongado” del estado de excepción

Un total de 123 municipios de los 298 están bajo estado de excepción parcial en Honduras, ya que fue extendido por un período de 45 días.

Tegucigalpa, Honduras.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) instó este martes a Honduras a evitar “el uso prolongado” del estado de excepción y abogó por una política de seguridad ciudadana con enfoque de derechos humanos.

La Oacnudh hizo un llamamiento al Estado de Honduras a “evitar el uso prolongado de esta medida” luego de que el Gobierno aprobara por 45 días más la implementación de un estado de excepción, vigente desde el 6 de diciembre de 2022.

Reiteró, además, la importancia de justificar la proporcionalidad y estricta necesidad de la restricción de derechos constitucionales para responder al fenómeno de la extorsión y delitos conexos.

La segunda prórroga fue aprobada la noche del lunes en Consejo de Ministros y se extendió de 75 a 123 de los 298 municipios del país centroamericano.

Con la nueva ampliación quedarán suspendidas hasta el próximo 6 de abril las garantías constituciones en 235 de los 298 municipios de Honduras, según las autoridades.

La Oacnudh reforzó su llamado a implementar una política de seguridad ciudadana con enfoque de derechos humanos que fortalezca la coordinación interinstitucional con el Ministerio Público y poder Judicial para la “efectiva investigación y sanción de estos delitos”.

Jefe de la Pandilla 18 está implicado en diez secuestros

Considera también fundamental que el Parlamento de Honduras realice un “control legislativo” de los decretos emitidos por el poder Ejecutivo en los tiempos establecidos en la Constitución debatiendo sobre la suspensión de garantías y pidiendo información sobre los resultados de estas medidas.

La Oacnudh reiteró “su solidaridad” con las víctimas de la extorsión y su disposición a brindar asistencia técnica al Estado de Honduras para fortalecer sus políticas de seguridad y lucha contra la criminalidad con un enfoque de derechos humanos.

En las últimas dos décadas, muchos micros, pequeños y medianos empresarios que se han negado a pagar el llamado “impuesto de guerra”, extorsión de los pandilleros para permitir que los negocios funcionen, se han visto obligados a cerrar o desplazarse internamente en el país centroamericano.

Grupos formados por jóvenes y adultos, conocidos como “maras”, dominan algunos barrios de Honduras con un “modus operandi” basado en el asesinato y la extorsión, prácticas a las que se suman la amenaza y la persecución.