Tegucigalpa, Honduras.

La nueva Ley Marco del Transporte Terrestre en Honduras vendrá a combatir la corrupción, el desorden y la ilegalidad imperante en la explotación de este sector.

El proyecto de ley que se encuentra en proceso de preparación en el Congreso Nacional contiene medidas tan radicales como el decomiso de unidades que circulen ilegalmente, las cuales serán trasladadas a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi), para que se les aplique la Ley de Extensión de Dominio.

Por esta única vez, las unidades de transporte urbano que operan de forma ilegal en la ciudad capital, recibirán el “visto bueno” por parte de las autoridades para realizar sus actividades, o sea que serán legalizadas.

Edgardo Martínez, presidente de la Comisión de Transporte del CN, indicó que se está haciendo un estudio pormenorizado a efecto de acabar con el desorden existente en el sector transporte.

Hasta ahora, las autoridades de la Dirección Nacional de Transporte habían aplicado amenazas y operativos para decomisar las unidades porque no tienen documentación para la explotación de este negocio.

Según datos oficiales, solo en Tegucigalpa y Comayagüela operan 3,500 unidades ilegales o no autorizadas y la idea original era sacarlas de circulación. No obstante, la nueva Ley del Transporte considera normalizar esta situación, según el diputado Martínez, para aplicar los correctivos necesarios y eliminar los vacíos que hay.

El titular de la Dirección General de Transporte, Yovanny Dubón, señaló que “con la nueva ley, ahora que decomisemos mototaxis que anden en los bulevares en el anillo periférico por seis meses, la compañía dueña de la empresa va a sentir porque no se la vamos a regresar; pero eso va a ser hasta que esté la nueva ley”.

Reiteró que “un ilegal se va a detener, se va a mandar a la Fiscalía y de ahí se va a trasladar a la Oabi”.