Tegucigalpa, Honduras.

El presidente del Colegio de Abogados de Honduras, José María Díaz, pidió a la población hacer un análisis a conciencia sobre el proceso judicial que se llevó contra el universitario Kevin Solórzano.

Díaz señaló que 'en el caso de Kevin Solórzano hubo dos juicios: el de los tribunales y el mediático' y señaló que nadie puede hablar con certeza del caso ya que las particularidades del mismo solo las saben los abogados defensores y los fiscales del Ministerio Público.

'Lo que tenemos son jueces y al final de cuentas no es por presión social que se dictan los fallos sino por el análisis de todo el material probatorio presentado en el proceso, llámese prueba científica o testifical. Este caso más que un aspecto jurídico y sociológico es muy interesante para los abogados por la cobertura mediática', apuntó.

Por tal razón, Díaz solicitó a los medios de comunicación ser objetivos e imparcial al dar la información que se refiera al caso.


Comparó el caso con el hecho a Jesucristo, cuando fue puesto a la orden de la justicia y fue condenado por la presión social sin que hubieran pruebas en su contra.

' ¿Por qué hago esa reflexión? Hay dos tipos de juicios que tenemos nosotros en el caso de Kevin, el que se llevó al tribunal de sentencia donde las partes hicieron su mejor esfuerzo para tratar demostrar al juez su culpabilidad o inocencia y el juicio que se llevó a la parte mediática que se le dio entender a la población hondureña que habían indicios suficientes de su inocencia', señaló.

Díaz dijo que en otros países los fallos judiciales se respetan y que este caso requiere de mayor análisis sociológico.

'Siento que el grado de frustración que tiene el pueblo hondureño hace que se deslegitimen fallos y que la institucionalidad se debilite. Yo siento que el Poder Judicial debe trabajar en recobrar su credibilidad y confianza. Un pueblo que no reconoce el fallo de un juez y la importancia de un Poder Judicial fortalecido está destinado a fracasar'.

El abogado dijo que el fallo no es el último capítulo del caso de Kevin. 'Quedan recursos expeditos, queda el recurso de casación y será la Corte Suprema de Justicia, los magistrados de la sala de lo penal los que tendrán la última palabra. La historia sigue, no es el último capítulo ni la última página. Yo si llamaría a los abogados que somos los llamados a ilustrar, que seamos respetuosos de los fallos judiciales y tratemos de orientar a la población. El gran debate se ha generado en la prueba científica y testifical pero ni siquiera conocempos el voto disidente del juez que arrojará otros elementos necesarios de análisis', mencionó.

Recordó que el código de ética del Colegio de Abogados prohíbe ventilar los casos ante los medios de prensa y no se debe inducir a la opinión pública porque al final es el juez quien determina.

'Así como han entrevistado a las familias afectadas que entrevisten a los fiscales del Ministerio Público para saber cuales son los elementos para que hayan obtenido esa sentencia. En un juicio siempre hay ganadores y vencidos y se debe respetar el fallo judicial', indicó.

Kevin Solórzano fue declarado culpable por el asesinato en perjuicio del exfiscal Edwin Eguigure y por tentativa de asesinato en perjuicio de su viuda, la fiscal María Auxiliadora Sierra. La individualización de la pena será el próximo ocho de marzo y podría ser condenado a 33 y hasta 50 años de prisión.