Tegucigalpa, Honduras.

Durante la homilía de este domingo el cardenal Óscar Andrés Rodríguez se refirió a los homicidios en Honduras y aseguró que se trata de un demonio que se debe echar fuera de la nación.

“Necesitamos echar un demonio que se ha posicionado de nuestro país, el demonio del homicidio, que tristeza que cada semana hay tantos muertos violentos, eso no viene de Dios”, señaló.

Puede leer: Salud asegura que Pfizer no exigió ley para blindar contratos de venta de vacunas

Rodríguez agregó que la educación familiar es fundamental para combatir este mal ya que la mayoría de las personas que forman parte de pandillas no tuvieron educación.

Recordó que el aborto también es homicidio y reprochó que los políticos utilicen el tema como propaganda política.

Además: Honduras cumple 18 meses de la primera muerte por coronavirus

“Eso les puede traer los votos de algunas personas que no tienen fe pero los hace cómplices de homicidios”, dijo.

El arzobispo también tocó temas como la explotación laboral y la migración.