Tegucigalpa, Honduras.

Las advertencias que muchos expertos de la salud hicieron antes de que comenzara el feriado de la Semana Santa en abril se hicieron realidad.

La pandemia en el país dejó sus cifras más altas y alarmantes durante los 30 días de mayo, cuando los contagios reportados por día superaron muchas veces los 1,000 y donde en un solo día hubo 88 fallecidos.

Según los datos analizados por LA PRENSA, durante mayo se registraron en las estadísticas nacionales 25,876 casos positivos y el promedio de contagios diarios fue de 863.

LEA: Laboratorios de Salud han procesado casi 400,000 pruebas durante la pandemia

Por otro lado, las cifras más alarmantes son los reportes oficiales de los fallecidos, que en solo 30 días fueron 1,035; es decir, que en promedio fallecieron al día 35 personas por covid-19.

Aparte de los contagios y las repercusiones del feriado de la Semana Mayor, los epidemiólogos señalan que también los números alarmantes de mayo son producto de las nuevas variantes del coronavirus que circulan en el país y que, según el Laboratorio Nacional de Virología, hay altas probabilidades de que sean la cepa brasileña, la del Reino Unido y la sudafricana.

El epidemiólogo Fidel Barahona recordó que “cuando se presenta una pandemia es importante que un país tenga los parámetros establecidos para enfrentar la misma, ya que estos virus siempre presentan variantes y, con un buen sistema epidemiológico se sabría en este momento qué tipo de variante circula en el país, pero Honduras carece de estos reactivos o laboratorios”.

La Secretaría de Salud informó que en los primeros días de junio estarán recibiendo una importante cantidad de reactivos para que el país pueda detectar e identificar las cepas que están presentes entre la población infectada.

Los médicos han hecho un llamado a la población a no relajarse a pesar de que ya haya iniciado el proceso de vacunación de la población. “No se deben relajar porque el virus busca modificarse a medida que se contrarresta, por lo que la mascarilla debe ser parte del vestuario de las personas”, dijo Barahona, y lamentó que los contagios y las muertes seguirán en aumento si la vacunación no es más rápida y fluida.

“No se puede retrasar la segunda dosis tanto tiempo”, advirtió el experto.

Detección temprana

Uno de los mayores obstáculos para el país al inicio de la pandemia fue la capacidad que tenía Salud para detectar el virus en la población, ya que el personal y el equipo técnico no podía cubrir la demanda de pruebas.

“Antes se procesaban unas 50 muestras de influenza para buscar el virus de H1N1; de esas 50 muestras que hacíamos semanalmente con el protocolo y requisitos, de repente, de la noche a la mañana, Virología se encuentra que tiene que procesar, por ejemplo, 5,000 muestras diarias, y no teníamos personal para desarrollar esas 5,000 pruebas, y hoy ya vencimos esos obstáculos”, señaló Mitzi Castro, jefa del Laboratorio Nacional de Virología.

Castro destacó que ahora poseen una red de laboratorios para hacer las pruebas en Tegucigalpa, San Pedro Sula, Santa Rosa de Copán y La Ceiba, lo que permite tomar decisiones clínicas más rápido. La doctora señaló que los resultados de las pruebas se entregan 24 horas después.

Honduras hasta la fecha reporta 236,952 casos positivos de covid-19 y se han registrado 6,296 decesos por el virus, siendo los departamentos de Francisco Morazán y Cortés los que tienen más del 53% de los fallecidos y el 55% de los casos positivos.

Hasta el sábado, Salud había aplicado 253,804 vacunas contra el covid-19, que corresponde a apenas el 2.8% de la población y solo ha inmunizado totalmente a 49,255 hondureños.