Tegucigalpa, Honduras.

El ministro de Educación, Marlon Escoto, reveló ayer que el presidente de la Federación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Feniep), Carlos Sabillón, pretende jubilarse con un jugoso pago mensual.

Escoto dijo que hasta el momento ha logrado identificar una sola razón por la que Carlos Sabillón antagoniza con las decisiones que se adoptan a nivel de esa institución.

Escoto y Sabillón están enfrentados desde hace dos semanas debido a diversos cambios en el Currículo Nacional Básico, y que según Sabillón atenta contra la educación bilingüe del país.

“Extraoficialmente, tenemos información que no está corroborada, y como estamos hablando de deslindar cuál es el problema, hemos encontrado que no existe problema con el resto de los centros... lo único que nosotros podemos inferir, sin tener hasta ahora toda la información, pero la vamos a pedir, es que hay un caso atípico, supuesto, de jubilación de una profesora de la escuela que él dirige en el Inprema por 200 mil lempiras y eso fue lo que la reforma quitó”, declaró el ministro.

Jubilación

Entonces, cuestionó el ministro, “él es director de una escuela y sabe que una de sus maestras se va a jubilar con ese valor y además es miembro y presidente de la Asamblea de Aportantes del Inprema”.

Escoto dejó entrever que el mismo Sabillón podía hacer lo mismo porque “él trabaja como director de la escuela y también labora en la Universidad Pedagógica, entonces si hace doble aporte al Inprema” podría jubilarse con una cuota mensual bastante atractiva, dijo.

“Lo que sí sé, es que no pueden haber casos especiales, pues las reformas a la Ley del Inprema fueron hechas para corregir estos entuertos, principalmente del sector privado”, añadió.

Argumentó que por esa razón Sabillón se niega a aceptar la Junta Interventora de las bilingües, porque un organismo de esta naturaleza tiene la facultad de investigar si una docente devenga el salario con el que cotiza al Inprema.

Sabillón lamentó “la falta de conocimiento que tiene el ministro sobre las leyes nacionales”.

“A mí la ley me obliga a cotizar por los trabajos que tengo, tanto como director y como docente de la UPN... yo comencé a cotizar al Inprema desde 1972 y como tal a mí se me tiene que respetar mi derecho a jubilación”, aseguró Sabillón.

“Escoto es mediático y busca tener vigencia de cualquier forma”, acusó.