25/07/2024
12:46 PM

Rosa Elena de Lobo usó dinero de donaciones para colegiaturas y cirugías familiares: Maccih

  • 28 febrero 2018 /

La cuenta, manejada por la esposa del expresidente Porfirio Lobo Sosa para fondos de donaciones, estuvo vigente hasta enero de 2014.

Tegucigalpa, Honduras.

La Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras ( Maccih) reveló ayer en conferencia de prensa que al menos nueve personas cobraron 70 cheques en el caso denominado “Caja chica de la dama”.

La Maccih reveló cómo opera la presunta red de corrupción que coordinó la ex primera dama Rosa Elena Bonilla de Lobo.

La Maccih y la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) tardaron cuatro meses en descubrir cómo la red se apoderó de 16 millones de lempiras a través de una red de blanqueo de capitales, que les sirvió para ocultar dinero proveniente del Estado. Dentro de los que conformaban la red figura Manuel Mauricio Mora Padilla, director de la Unidad de Desarrollo Comunitario del Despacho de la Primera Dama (Udeco) y cuñado de Rosa de Lobo, y otro funcionario, cuyo nombre no fue revelado por lo secreto del proceso, decretado por un juez hasta que se materialice su captura. “Existen otras líneas de investigación ligadas a este caso que no se pueden detallar. No puedo revelar nombres y como estamos en las investigaciones tenemos la obligación de reserva”, explicó Ana María Calderón, vocera interina de la Maccih.

La red

Tanto la ex primera dama como los otros acusados formaron una organización delictiva para apropiarse de fondos durante el período de 2011 a 2015, a través de más de 70 cheques otorgados a nueve personas simulando relaciones contractuales para dar apariencia de legalidad, que después convertían en dinero en efectivo.

Solo en una cuenta del Despacho de la Primera Dama, que representaba Rosa Elena de Lobo, se tuvieron ingresos de hasta 94.6 millones de lempiras que provenían de diferentes fuentes, entre ellas donaciones de la Embajada de Taiwán para proyectos sociales que debieron ser ejecutados por la Udeco durante 2011-2014.

“Todos estos dineros que recibió la cuenta de la ex primera dama tenían finalidad benéfica. Manejaron los fondos convirtiéndolo en efectivo y luego regresaba a la red de corrupción para ser utilizados posiblemente en gastos de ella. Se descubrió, por ejemplo, que parte del dinero se usaba para pagar el colegio escolar, así como operaciones médicas en favor de familiares de la ex primera dama”, explicó la vocera interina de la Maccih.

Parte de los 12 millones de lempiras, de uno de los casos investigados y por el que se le acusa, se fue a través de 45 cheques emitidos a las mismas nueve personas aun cuando Rosa Elena Bonilla ya no era primera dama.