29/02/2024
11:29 PM

Limpian el río Lancetilla y canales para evitar inundaciones en Tela

Con los trabajos logran, además, dar paso al agua estancada, potencial criadero de zancudos.

    TELA.

    Para que en temporada lluviosa el agua corra sin problema y se evite el desbordamiento y llenas en los barrios bajos, la municipalidad limpia el río Lancetilla y canales de alivio.

    Los trabajos, que se iniciaron hace unas semanas, se encuentran muy avanzados y son ejecutados con retroexcavadoras y personal a bordo de lanchas.

    Alex Nolasco, jefe de Ingeniería Municipal de Tela, informó que debido a la gran cantidad de lechuga y maleza es necesario estar realizando esa labor de manera periódica, en especial en la desembocadura de ese caudal, que nace en la montaña Nombre de Dios y muere en el mar.

    El Lancetilla cruza por cerca de diez barrios y colonias del casco urbano de Tela. En invierno, este se torna peligroso e inunda parte del vecindario ante la falta de bordos de contención en ambos extremos.

    Nolasco agregó que eso solo es un paliativo a lo que se requiere para retirar la sedimentación de ese río, “se necesitan muchos millones de lempiras para hacer un trabajo profundo que permita dejar un cauce completamente limpio”.

    30,000
    pobladores aproximadamente residen en el casco urbano de Tela. Un buen porcentaje de estos son favorecidos con la limpieza de esos cauces, que en invierno se tornan peligrosos.

    Hasta el momento, la situación es normal en la zona, pese a que la lluvia cae casi todos los días. Al igual que las comunidades, los cuerpos de socorro se mantienen en alerta para atender cualquier llamado de la población.

    A inicios de este año, el río Lancetilla presentó un ligero aumento en su caudal y fue necesario que elementos del Cuerpo de Bomberos evacuaran a varias familias. Estas fueron llevadas al gimnasio municipal en el centro de la ciudad.

    En su momento, el alcalde Darío Munguía manifestó que hace gestiones a nivel de Gobierno para que se apruebe un presupuesto y hacer un dragado de los más de tres kilómetros que recorre en el casco urbano el Lancetilla.

    El funcionario explicó que lo que se hace en los afluentes contribuye además a eliminar los criaderos del zancudo que transmite el dengue. El vecino Julio Flores dijo que la limpieza de la lechuga no deja de ser buena para todos, “creemos que lo mejor sería un dragado más profundo, ya que han pasado varias décadas y al río no se le han sacado los bancos de tierra, y eso aumenta el riesgo de que se desborde”. A Tela lo bañan cerca de diez afluentes, entre ríos y quebradas, y todos caen al mar.