28/05/2024
07:33 PM

"La violencia en San Pedro Sula aumentó la competencia en funerarias"

"

La ola de criminalidad enseñó a prevenir en la compra de planes fúnebres.

"

    "

    San Pedro Sula, Honduras.

    El boom que aprovecharon las funerarias de San Pedro Sula ante la escalada de violencia que desde hace tres años sacude a la ciudad ahora se opaca con el surgimiento de una ola de vendedores que compiten fuertemente en la venta de ataúdes, preparación de cuerpos y transporte de las víctimas a las salas de velatorio o ciudades de origen.

    Si antes las ventas de féretros representaban el mayor ingreso de las 25 funerarias de la ciudad, con el surgimiento de negocios y hasta vendedores ambulantes, el negocio para muchos se ha ido a pique.

    “La violencia no nos ha generado más ventas; al contrario, ha dejado más competencia y mucha de ella es desleal. Son personas que no pagan impuestos, nunca emiten factura, por lo que defraudan al fisco; eso nos afecta porque nos han opacado las ventas”, expresó Arnoldo Mena, subgerente de la funeraria Cama Nacional.

    La proliferación de las ambulantes, aseguran los propietarios de funerarias con varios años de operar en la ciudad, ha bajado las ventas en un 50%."

    "

    A la baja

    LA PRENSA visitó 11 de las 25 funerarias en San Pedro Sula y sus representantes afirman que desde hace un año, las ventas han bajado y algunos negocios sobreviven porque, además de la venta de ataúdes, preparan cuerpos, dan transporte, salas de velatorio y fosas.

    “Si algo deja la violencia es que la gente ha aprendido a prevenir y una de las áreas que más demanda tienen son los paquetes de preventa de servicios fúnebres. La violencia ha desarrollado la prevención y ese factor nos hace mantenernos en el negocio”, relató Keylin Pineda, de funerales Jardines del Recuerdo.

    Esas alternativas permiten mantener un margen de ganancias en las ventas, lo cual no beneficia a las pequeñas funerarias, que como paliativo de la crisis tienen como única medida ayudar a los clientes con facilidades de pago cuando requieren sus servicios.

    “Han surgido muchas funerarias y vemos que a diario aparecen vendedores que limitan el mercado. Estamos sobreviviendo e ingeniándonos para no desaparecer”, dijo uno de los vendedores de la funeraria Ángel de la Guardia, en el barrio El Benque.

    Las que lo han tenido más difícil son las funerarias en los alrededores del hospital Mario Catarino Rivas, cuyos encargados aseguran que desde que se militarizó el centro asistencial, sus ventas disminuyeron considerablemente.

    “Puedo asegurarle que las ventas bajaron en la mitad. El personal del hospital se encargó de hacernos una campaña y ahora, pese a que ofrecemos los ataúdes más baratos a 1,600 lempiras, no logramos tener las ventas de antes”, relató Cristian Miranda, propietario de funerales Sinaí.

    "

    "

    Las funerarias cerca del hospital Mario Catarino Rivas son las que más se quejan de la poca demanda de ataúdes.
    Cementerios

    Las cifras de la oficina municipal encargada de los cementerios en San Pedro Sula revelan que disminuyó en los últimos tres meses el número de personas sepultadas en esta ciudad.

    “Según el análisis de las estadísticas en esta dependencia, en los últimos tres meses hubo una disminución en el número de personas sepultadas. Por ejemplo, de 20 que se sepultaban cada mes en los nueve cementerios municipales en el segundo trimestre de 2014, hoy alcanzamos unas 10”, explicó Geovanni Márquez, director de la oficina de cementerios.

    En los cementerios privados como Jardines del Recuerdo, las estadísticas muestran que hay unos 60 sepelios mensuales. Aseguran que la mayoría de los sepultados en estos lugares no son velados en sus salas porque los clientes prefieren invertir más en el sitio donde descansarán sus parientes que en un ataúd fino.

    “Muchos clientes buscan solamente el nicho porque para las personas muertas por la violencia se compra el féretro en la morgue. Por eso, si comparamos la venta de ataúdes, tendremos unas 25 al mes, mientras que los sepelios se elevan; siempre estamos en un promedio que ronda los 60”, explicó Eylin Pineda, relacionista de Jardines del Recuerdo.

    En medio de la crisis que -nadie imaginaría- enfrentan las funerarias en la ciudad, los propietarios de estos negocios tienen claro que la violencia ha enseñado a prevenir.

    “La gente se prepara. Ahora buscan tener asegurado un plan de afiliación de servicios fúnebres para evitar que la gente esté desprevenida ante el fallecimiento de un pariente”, explicó Pineda.

    "

    "

    Los vendedores ambulantes han quitado parte de las ventas a las funerarias que operan con permisos en la ciudad.
    "