24/07/2024
03:53 AM

La SIP envía mensaje a gobernantes en Cumbre de las Américas

  • 09 abril 2015 /

Los gobernantes tienen una oportunidad histórica para reafirmar su compromiso con la libertad de expresión.

Ciudad de Panamá, Panamá

La Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, ha hecho circular una carta dirigida a comprometer a los jefes de Estado que participan en Panamá en la VII Cumbre de las Américas, para que los principios sobre las libertades de expresión y de prensa no estén ausentes en las discusiones, acuerdos o declaraciones y que nadie pueda quedar callado cuando estos sean violentados.

Hoy jueves 9 de abril en Panamá y junto a una delegación internacional de la SIP, el presidente de la organización, Gustavo Mohome, dictará una conferencia de prensa para anunciar esta proclama y comentar 'sobre los atropellos a la libertad de prensa que no deben pasar desapercibidos'. La carta dice textualmente:

Mensaje de la Sociedad Interamericana de Prensa A los Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas reunidos en la VII Cumbre de las Américas

UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA

Los líderes de los gobiernos que representan a los pueblos de América, congregados en esta VII Cumbre de las Américas, bajo el lema “Prosperidad con Equidad: El Desafío de Cooperación en las Américas”, tienen una oportunidad histórica para reafirmar su compromiso con la libertad de expresión, de prensa y el derecho a la información de los ciudadanos, principios que la Carta Democrática Interamericana valora como esenciales para la vida democrática y el bien común.

Bajo esa proclama y el mandato que exige cada Constitución, los gobernantes tienen la obligación de vigilar, promover y defender la libertad de expresión como derecho humano fundamental, sin la cual tampoco puede haber verdadera prosperidad, equidad y cooperación entre ciudadanos y pueblos.

Más allá de las diferencias ideológicas y de las retóricas oficiales sobre injerencias incómodas y soberanías nacionales, la violación de las libertades individuales y civiles, así como obliga la Declaración Universal de Derechos Humanos, debe ser denunciada por todos – gobernantes y gobernados – sin censura, ni límites ni fronteras.

No hay excusas para que nuestros gobernantes sean testigos silenciosos del sufrimiento de aquellos ciudadanos que no pueden expresarse libremente. Todos deberían reaccionar cuando alguien es perseguido, encarcelado, insultado, agredido o violentado por expresar sus ideas. Ineludiblemente, nadie puede quedar callado, cuando esos abusos y atropellos provienen del propio Estado.

Nadie puede quedar callado ni ser indiferente a las violaciones a los derechos humanos, a la libertad de expresión, que cometen, particular y sistemáticamente, los gobiernos de Raúl Castro, Rafael Correa y Nicolás Maduro. Presos de conciencia, medios de comunicación cerrados, periodistas y ciudadanos amordazados, desenmascaran esas violaciones.

Si esta VII Cumbre pretende ser histórica, deberá reconocer que para construir democracia no son suficientes los actos electorales. La democracia exige una clara separación de poderes, jueces independientes, transparencia en la gestión pública, impulsar prosperidad, promover equidad, garantías individuales y un ambiente respetuoso que empodere ideas diversas y plurales como corresponde en un Estado de derecho.

En el futuro se podrá juzgar si en la Declaración que emane de esta Cumbre, los gobernantes del continente americano se habrán mostrado firmes de que la cooperación plena y verdadera solo se puede alcanzar cuando haya convicción democrática y ningún ciudadano sea excluido o discriminado por pensar, opinar o ser diferente.

Ciudad de Panamá
10 de abril de 2015