Tegucigalpa, Honduras.

Las áreas protegidas del país son las más afectadas por la deforestación, producto de la tala ilegal, la actividad ganadera y agrícola y las urbanizaciones.

De acuerdo con declaraciones del viceministro de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna), Jorge Salaverri, hay más de 200,000 hectáreas de bosque afectadas por la deforestación, esas zonas son en su mayoría áreas protegidas en La Mosquitia, la Biosfera del Río Plátano y algunas de lo que el llama corredor húmedo, que son las que se ubican a lo largo de la costa del Caribe hondureño, desde Gracias a Dios hasta llegar a Omoa.

“En esas zonas se está cortando bosque todos los días y no se ha logrado parar la deforestación”, expresó.

Un comité de diferentes instituciones dará protección a esas zonas.

Ante la situación, el viceministro dijo que se conformó el comité interinstitucional, que está integrado por el Instituto de Conservación Forestal, la Secretaría de Defensa, Serna, Ministerio Público, entre otras, para emprender acciones de protección en la zona.

Añadió que ya tienen identificadas las fronteras agrícolas y ganaderas, las cuales son los principales factores de la deforestación en esas zonas.

Incendios ya destruyeron 79,000 hectáreas

Según registros del ICF, entre enero y mayo del presente año han sido afectadas alrededor de 79.000 hectáreas de bosques y vegetación a causa de los incendios forestales.

Hasta mediados de mayo, el ICF había registrado 965 incendios forestales a nivel nacional. De los 18 departamentos que tiene el país, en su mayoría boscoso, los de Gracias a Dios y Francisco Morazán, que cuentan con importantes reservas de agua, han sido los más afectados este año por los incendios forestales.

Incendios han afectado severamente a los bosques hondureños en 2022.

En Tegucigalpa, una de las zonas más dañadas se localiza en el Parque Nacional La Tigra, una de las principales fuentes que abastece de agua a la capital hondureña y a otros pueblos cercanos.

Los registros del ICF indican que abril fue el mes con más incendios, 437, que destruyeron 37.286 hectáreas de bosques. Además, según diversas fuentes ambientalistas, más del 90 % de los incendios son causados por el hombre.

Pese a las múltiples campañas, no de ahora, en el sentido de que no se debe quemar la tierra para el cultivo, muchos campesinos lo siguen haciendo.

Además, la frontera agrícola cada año se va expandiendo más en las montañas, lo que algunos labriegos atribuyen a la falta de tierras para cultivar en los valles y llanuras. Las laderas de las montañas también son utilizadas para alimentar ganado vacuno.