27/05/2024
11:55 AM

Iglesia Católica abrirá comedor para indigentes del centro sampedrano

San Pedro Sula, Honduras.

Los indigentes y las personas necesitadas de un plato de comida y medicamentos crece cada día. Una buena cantidad llega a la casa parroquial o al obispado, en el centro de la ciudad, para saciar su hambre.

Esa situación ha llevado a la Iglesia Católica a buscar una solución y la Pastoral Social se propuso la construcción de un comedor parroquial para ayudar a todos los necesitados.

El proyecto se está socializando en todas las comunidades de la parroquia luego que el Consejo de Pastoral Parroquial aprobara la creación del comedor.

El párroco de la catedral, José Antonio Canales, dice que en todas partes del mundo hay personas que no tienen hogar y viven en la calle y San Pedro Sula no es la excepción. “Todos los días llegan solicitudes de gente que pide para comer y los empleados tienen que ver cómo les consiguen comida, entonces la idea es dar una mano a esa gente.

“Lo que se busca es que la gente que no tiene un hogar pueda por lo menos tener una comida digna, sustanciosa y nutritiva una vez al día”, explicó el sacerdote.

De 8:00 a 9:00 am se repartirán los boletos y las cocineras harán comida en función del número de solicitudes. Para comenzar se servirán 50 almuerzos. Habrá sillas y mesas para que compartan los que quieran y el que no pueda se la llevará, dijo.

El comedor será instalado en el estacionamiento. La gente entrará por la segunda calle entre la 3 y 2 avenidas.

El párroco aclaró que en el caso de los medicamentos se hizo un convenio con una farmacia para ayudar con lo que se pueda, ya que ellos no dan dinero en efectivo.

La encargada del proyecto, Esperanza Dubón, explicó que para hacer realidad el sueño se necesita comprar una estufa industrial de cuatro quemadores y plancha, un congelador mediano, una refrigeradora de 13 pies, dos juegos de ollas, dos juegos de cucharones, dos juegos de cuchillos, dos licuadoras industriales, dos tablas para picar, una mesa de cocina, cuatro mesas de plástico y 16 sillas.

Las personas y empresas que quieran contribuir con alimentos para cocinar pueden hacerlo, dijo Dubón.