18/05/2024
11:57 AM

Rebeca Ráquel quiere dar legalidad a rotaciones con opiniones

  • 20 febrero 2024 /

Las salas Civil y Constitucional están sin un timón; Gaudy Bustillo no aceptó la coordinación de la Sala Civil y nadie sabe de la postura de Wagner Vallecillo.

Tegucigalpa

De una opinión de terceros para justificar su determinación de alterar el orden de precedencia en las salas judiciales se apoyó Rebeca Ráquel Obando, presidenta de la Corte Suprema de Justicia.

Mediante un tuit en su cuenta personal de la red social X, Ráquel publicó un escrito realizado a su favor por parte del abogado Rodil Rivera Rodil, como si la opinión de terceras personas naturales o jurídicas fueran vinculantes en las actuaciones del Poder Judicial.

“Comparto carta enviada por el distinguido abogado y notario Rodil Rivera Rodil que amablemente hace un análisis jurídico en relación a mis recientes decisiones sobre la coordinaciones de Salas de la Corte, mismas que he tomado con todo respeto a las normas vigentes”, posteó.

En primera instancia el mensaje fue colgado en la cuenta oficial del Poder Judicial, sin embargo, dándose cuenta del yerro, eliminaron el anuncio y 23 minutos después fue publicado nuevamente, pero en la cuenta personal de la magistrada Rebeca Ráquel.

En la carta, el profesional del derecho Rodil Rivera avala lo ejecutado por Ráquel al nombrar al magistrado Wagner Vallecillo como presidente de la Sala Constitucional, sin respetar lo aprobado en el pleno administrativo del 17 de febrero de 2023, en el que se estableció el orden de precedencia en la rotación de las coordinaciones las salas.

En el escrito, Rodil apunta que “toda duda que pudiera encontrarse en la citada reforma debe resolverse recurriendo a la correlación lógico jurídica que debe existir entre la redacción original del artículo reformado y su reforma, de tal suerte que lo que no se halle expresamente previsto en la segunda, continúa ipso jure (o sea, de pleno derecho), regulado por lo dispuesto en la primera”. Esto, al referirse al artículo 16 del Reglamento Interior de la Corte Suprema de Justicia, emitido el 31 de mayo de 2002, mismo que fue reformado el 17 de febrero del 2023 por esta actual Corte.

Según Rivera Rodil, a la presidenta de la Corte se le dejó intacta la potestad contenida en la versión original del artículo 16, de nombrar a las magistradas o magistrados que se desempeñarán como presidentes o coordinadores de las salas, sin perjuicio, desde luego, de la rotación ordenada en la reforma a este precepto.

Análisis criticado

El análisis fue sometido la escrutinio y muy criticado. “La Corte es el último intérprete Constitucional y tiene la facultad exclusiva de juzgar y ejecutar lo juzgado; el pleno de dicho poder del Estado como máximo órgano decisorio, es el llamado a interpretar, modificar o derogar sus propios reglamentos. No son las opiniones de unos u otros, las que resuelven la controversia planteada al seno de ese poder de Estado”, cuestionó la abogada Maribel Espinoza, diputada de PSH.

Tomás Zambrano, presidente de la bancada del Partido Nacional, dijo: “Cuando uno emite opiniones hay que ver de dónde vienen, de quién vienen, a quién simpatiza, a quién obedece y ver su actuar en su trayectoria”, refiriendo que Rodil Rivera “es simpatizante ‘full’ de Libre.

Salas acéfalas

Mientras la presidenta del Poder Judicial trata de dar legalidad al oficio, mediante cartas, la Sala Civil está acéfala, ya que la magistrada Gaudy Bustillo rechazó su nombramiento como coordinadora, aduciendo que respetará el orden de prelación, y que a quien le toca asumir el cargo es a su colega Rubenia Galeano.

Claves

El último pleno de magistrados convocado por la presidenta Rebeca Ráquel fue el 5 de febrero, cuando la titular del Poder Judicial citó a los demás jueces para asignar al juez de extradición en el caso del salvadoreño Álvaro Zamora Moncada.En la Sala Penal y en la Sala Laboral-Contencioso Administrativo la asunción de las coordinaciones se dio de forma normal. El magistrado Nelson Mairena tomó el mando de la Penal, entre tanto, la magistrada Anny Ochoa lo hizo en la Sala Laboral de la Corte.

“En las salas la dinámica de trabajo está normal y en la única sala donde se recibió una comunicación de no aceptación es en relación a la magistrada Gaudy Bustillo de la Sala Civil, sin embargo, el trabajo no se detiene”, aseguró Melvin Duarte, portavoz de la Corte.

Esta situación genera que la Sala Civil esté sin un titular que lleve la voz de mando.

Magistrado Wagner Vallecillo no aceptaría presidir Sala Constitucional

“Entre tanto, la magistrada Gaudy Bustillo no acepte ese nombramiento, esa sala prácticamente está acéfala. Cualquier otro magistrado que tome las riendas y decisiones en cuanto a la distribución y manejo, puede tener repercusiones”, señaló el abogado penalista, Jaime Rodríguez.

En ese caso, Milton Jiménez Puerto no podría seguir ejerciendo la coordinación de la Sala Civil, al igual que Sonia Marlina Dubón, si el magistrado Wagner Vallecillo renunciara a la designación.

Desde hace más de 15 días, la presidenta Ráquel no convoca a pleno de magistrados. La urgencia, en todo caso, sería para definir la situación de la Sala Civil, sabiendo que la magistrada Bustillo no aceptó el nombramiento, asimismo, saber si Wagner Vallecillo por fin aceptará ser el nuevo presidente de la Sala Constitucional.