San Pedro Sula, Honduras.

El conflicto político interno que atraviesa Nicaragua impacta fuertemente en la economía de Honduras generando pérdidas superiores a los 70 millones de lempiras (unos tres millones de dólares) solo en el sector de transporte de carga pesada.

Así lo informó a LA PRENSA Benjamín Castro, presidente de la Cámara de Transporte de Carga de Honduras (Catracho).

“Ya estamos registrando pérdidas fuertes, superiores a los 70 millones de lempiras. Esto debido a que tenemos un importante intercambio comercial con ese país. Además, Nicaragua ocupa nuestro territorio y los puertos para sacar sus productos hacia otros destinos, como Estados Unidos”.

Nicaragua vive violentas protestas desatadas por la decisión del gobierno del presidente Daniel Ortega de reformar el sistema de pensiones con un aumento de contribuciones obreras y patronales. El domingo la medida fue revocada, pero la crisis continúa.

El empresario Benjamín Castro dijo que hace cinco días -entre jueves y lunes- no están transportando mercancía desde y hacia el vecino país.

“Se cancelaron todos los viajes. No es seguro en este momento transportar mercancía. Hay revueltas en todo el país y por todas las rutas que nosotros recorremos, por eso decidimos, hace cinco días, parar todos los viajes hasta que se recupere la tranquilidad”, dijo.

Diariamente circulan unas 500 rastras en las tres fronteras terrestres que se comparten con Nicaragua: La Fraternidad y Guasaule, en Choluteca; y Las Manos en El Paraíso. Es decir que han dejado de movilizarse unos 2,500 contenedores, cuyo costo de transporte, por unidad, supera los 28,320 de lempiras (1,200 dólares).

Señaló que solo los envíos de banano que trasladan desde ese territorio a Puerto Cortés, y cuyo destino final es Estados Unidos, representa un flujo de 200 contenedores a la semana. Castro agregó que el intercambio comercial de Honduras con Costa Rica y Panamá ha presentado complicaciones, ya que las mercancías deben transitar obligatoriamente por territorio nicaragüense, “los viajes hacia esos destinos también se han visto obstaculizados”, detalló Castro.

Impacto en la economía

Honduras registra una balanza comercial positiva con Nicaragua, exportando más de 15,410 millones de lempiras en productos (653 millones de dólares) en los últimos tres años.

En cuanto a las importaciones, la cifra asciende a 7,670 millones de lempiras (325 millones de dólares) en ese mismo período, según cifras del Banco Central de Honduras.

Esos datos muestran una inclinación positiva de la balanza para Honduras, la cual se puede ver afectada si la crisis continúa.

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada(Cohep), lamentó la tensión política que atraviesa el país y que esto impacte en la economía nacional.

“Esperamos que la paz se restablezca a la brevedad posible. Por las protestas que están ocurriendo la salida y entrada de contenedores de ese país está siendo más lenta o menor, lo cual implica que hay menos tránsito por los países de la región en estos momentos. Estamos siguiendo la situación para poder analizar posibles impactos”, detalló Sikaffy.

Destacó que este es uno de los pocos países “con los que Honduras tiene una balanza comercial positiva”.

Por su parte, las autoridades de la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC) reportaron retrasos en las exportaciones de contenedores nicaragüenses que salen desde la terminal marítima de Puerto Cortés.

También hay inconvenientes en el retiro de los importaciones que llegan con dirección a ese destino.

“Aún es muy prematuro para dar cifras sobre una posible baja de volumen de mercancías”, manifestaron los representantes de la concesionaria.

Mientras, Guillermo Altamirano dijo que si el conflicto interno avanza a aspecto regulatorios en el ingreso de mercancías el impacto será fuerte. “La crisis en ese país sin duda nos va a afectar porque tenemos una relación de comercio bastante estrecha. Ellos utilizan mucho nuestros puertos para mover mercadería, por lo que el circulante que ellos generan en el territorio nacional se verá reducido”, concluyó Altamirano.

Presionará los precios

Luis Donaire, miembro de la Cámara Hondureña de la Leche (Cahle), dijo que el conflicto puede terminar por presionar hacia el alza los precios de los comestibles que adquieren de ese mercado, y se comercializan en Honduras.

“Productos como la carne de res, lácteos, frijoles, arroz, entre otros, que se traen desde ese país, pueden sufrir un incremento de precios y golpear el bolsillo de los consumidores nacionales”, advirtió.