02/03/2024
11:58 AM

La furia de Lisa golpeará Islas de la Bahía durante la madrugada

Los habitantes de las islas son llamados a prevenir la llegada de la tormenta tropical.

San Pedro Sula, Honduras.

Los vientos huracanados y el torrencial sacudirán esta noche y madrugada las islas hondureñas sobre el mar Caribe. Islas de la Bahía, el departamento conformado por tres islas (Guanaja, Roatán y Utila) están en el centro de la trayectoria de Lisa, la tormenta tropical que podría convertirse en huracán esta noche, según las predicciones de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Vientos de 100 kilómetros por hora matizarán el paso de Lisa por el Caribe de Honduras, con un destino incierto y que podría afectar tierra firme, entre los departamentos de Cortés, Atlántida, Yoro y Santa Bárbara. Las lluvias podrían oscilar entre los 150 milímetros.

En Islas de la Bahía, la zona más turística del país, las autoridades activaron esta mañana albergues y montaron operaciones para evacuar a pobladores que estén en riesgo ante la arremetida del mar sobre la costa.

Los sitios donde están los albergues son: El Cayo Bonacca, Pelícano, Sabanna Bay, Mangrove Bight y Brisas del Mich.

En las islas aseguran embarcaciones ante la inminente llegada de la tormenta.
Dos fenómenos en menos de un mes

Julia, la tormenta tropical que pasó como huracán por Honduras, causó destrucción en la zona norte y sur.

En las islas de Roatán y Utila los pobladores también están tomando precauciones con el aseguramiento de sus embarcaciones y viviendas. Las alcaldías de ambos municipios trabajan en un plan para hacer frente a las emergencias por lluvias, según dieron a conocer las autoridades.

Alerta en Honduras

La Comisión Permanente de Contingencias de Honduras (Copeco) activó este martes las alertas máxima (roja) y preventivas (verde y amarilla) durante 48 horas ante las lluvias que dejará la tormenta tropical Lisa, que podría convertirse el miércoles en huracán con categoría 1 en el Caribe.

La alerta roja fue declarada para el departamento de Islas de la Bahía, que conforman Roatán, Utila y Guanaja, donde se registrarían precipitaciones de hasta 200 milímetros, mientras que en tierra firme oscilarían entre 100 y 150 milímetros, según el organismo de protección civil.

Copeco indicó en un comunicado que la alerta amarilla (de vigilancia) regirá para los departamentos de Gracias a Dios, limítrofe con Nicaragua; Colón, Atlántida y Cortés, el último colindante con Guatemala.

En alerta verde (preventiva) permanecerán los 13 restantes departamentos, de los 18 que tiene el país. Según las proyecciones de la Copeco, a las primeras horas de hoy la tormenta tropical estaba a unos 200 kilómetros al este del cabo de Gracias a Dios, pero sus lluvias comenzarán a afectar a Honduras en horas de la noche de este martes.

El fenómeno, que se desplaza a 22 kilómetros por hora, con vientos que podrían superar los 100 kilómetros por hora, se podría convertir en huracán en la región caribeña de Honduras, cerca de las Islas de la Bahía.

El caudal de los ríos y quebradas de los departamentos costeros (Gracias a Dios, Colón, Atlántida y Cortés) aumentará a causa de las lluvias que dejará Lisa, señaló la Copeco.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. informó de que la tormenta tropical Lisa, con vientos de 45 millas por hora (75 kilómetros por hora), pasará este martes al sur de las islas Caimán rumbo hacia el oeste y se espera que mañana esté cerca de las Islas de la Bahía de Honduras y de Belice.

Además, el NHC advirtió de que no sólo esa zona, sino la península de Yucatán, incluyendo el sureste de México, debe prestar atención al avance de Lisa, que podría ser un huracán de categoría 1 a primeras horas del miércoles 2 de noviembre.

En la trayectoria pronosticada, el centro pasará este martes al sur de las Islas Caimán, el miércoles estará cerca o sobre las Islas de la Bahía de Honduras y ese mismo día por la tarde se acercará a Belice.

En octubre, al menos cuatro personas murieron en Honduras a causa de la tormenta tropical Julia, que además afectó a más de 103.000 personas y dejó pérdidas millonarias por daños materiales y la destrucción de muchos cultivos agrícolas, según fuentes oficiales del país centroamericano.