27/05/2024
05:45 AM

Ceibeños marcan territorio en defensa del río Cangrejal

Un grupo de ceibeños se apostó este sábado en la poza La Herradura en la cuenca del río Cangrejal de La Ceiba, para desafiar a una pareja de canadienses quienes corrieron a unos bañistas. La acción quedó registrado en video y ha causado indignación en la sociedad.

La Ceiba, Honduras

Movidos por la impotencia y el amor hacia los recursos naturales, un grupo de ceibeños realizaron una expedición este sábado a la poza La Herradura en el río Cangrejal de La Ceiba, para dejar un mensaje claro: “El río es nuestro, no se vende y nadie nos puede correr de aquí”.

La excursión a la Cuenca del Cangrejal se dio a raíz que el domingo 28 de enero varias familias que se encontraban bañando en el sitio, fueron corridos por una pareja de canadienses, asegurando que ellos habían comprado la propiedad que está enfrente y que por ende el río les pertenece. Las personas desconociendo que los ríos no se pueden vender y que son un bien público en el mundo y para evitar confrontaciones optaron por abandonar el lugar.

Un video que fue publicado en los diferentes medios de comunicación y las redes sociales en donde se ve a los extranjeros corriendo a los hondureños, ha indignado a la sociedad ceibeña y hondureña en general que exige a las autoridades poner orden y defender los recursos naturales.

”Aquí estamos en el lugar que nos pertenece, no es posible que gente de afuera venga a despojarnos de un bien como el río que no se vende en ningún país del mundo”, dijo Osman Suazo, presidente del Movimiento Social Organizado (Moso).

“Invito a la ciudadanía que no tengan miedo que vengan a disfrutar de las riquezas naturales que tenemos en la cuenca del Cangrejal”, apuntó por su parte Hellen Cabieles del grupo 504 Informando.

La acción de los canadienses ha despertado las alarmas de las autoridades hondureñas quienes han iniciado una investigación para evitar que los bienes comunes sean privatizados. Se conoció que la próxima semana llegan técnicos del Instituto de Conservación Forestal (ICF) entre otras instituciones a investigar los hechos.

Asimismo la Fiscalía del Ministerio Público inició una investigación de oficio del problema y los agentes de la Dirección Policial de Investigación (DPI) llegaron al río a realizar las mediciones correspondientes, con el fin que se cumplan con los parámetros que establecen las leyes generales ambientales de recursos naturales.