10/04/2024
10:35 AM

La alerta roja sigue en cuatro departamentos de Honduras

Los restantes 14 departamentos que complementan el territorio hondureño permanecerán bajo alerta amarilla, también por 24 horas.

Tegucigalpa, Honduras

La Secretaría de Estado en los Despachos de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales (Copeco) extendió este miécoles la alerta roja por 24 ahoras en Islas de la Bahía, Cortés, Santa Bárbara y Copán.

La alerta roja también abarca los municipios de El Progreso, El Negrito y Santa Rita, Yoro; hasta el Ramal del Tigre en Tela, Atlántida, por la crecida del río Ulúa y Chamelecón y por la influencia del Ulúa a través del canal Maya.

Los restantes 14 departamentos que complementan el territorio hondureño permanecerán bajo alerta amarilla, también por 24 horas.

Para las próximas horas, las condiciones climáticas serán estables y mayormente secas en el país, pero en horas de la tarde, el transporte de humedad del oceano Pacífico producirán lluvias y chubascos leves a moderados con tormentas electricas en la zona occidental y central de Honduras.

El río Ulúa alcanzó su nivel máximo.

Víctimas y daños

Las alertas obedecen a que una cuña de alta presión continuará dejando lluvias en Honduras, donde hay saturación de suelos, deslizamientos, miles de personas afectadas y daños.

Honduras declaró el lunes una alerta roja, de emergencia, en cuatro departamentos, y una amarilla, de precaución, en los restantes 14 debido a que continuarán las lluvias que en los últimos días han dejado 5 muertos y más de 33.000 personas afectadas.

Por instrucciones de la presidenta hondureña, Xiomara Castro, el fin de semana se activó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) para atender la emergencia por las lluvias.

Cortés ha sido uno de los departamentos más afectados por lluvias.

Según cifras oficiales, al menos cinco personas murieron y dos se encuentran desaparecidas por las precipitaciones que afectan al país desde la semana pasada.

Hasta ahora, las lluvias dejan 33.210 personas afectadas, muchas de ellas resguardadas en albergues, 124 comunidades incomunicadas, 695 viviendas dañadas y 5 destruidas, detalla un informe de la Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias de Honduras, que ha pedido a la población que vigile de forma constante su entorno y las condiciones meteorológicas.