22/05/2024
08:36 AM

Honduras agradece a México la liberación de familia secuestrada

La familia hondureña había sido secuestrada por “Los Chaparros” en México mientras se dirigían a Estados Unidos.

Tegucigalpa, Honduras.

Un matrimonio hondureño, sus tres hijos menores y dos familiares más, que según denunciaron su familia en Honduras había sido secuestrado en Ciudad de México, ya fueron liberados, informó este domingo el canciller de Honduras, Eduardo Enrique Reina.

“Nuestro Consulado en el D.F. ha confirmado con las autoridades de la Fiscalía mexicana que la familia hondureña que se encontraba secuestrada ha sido liberada. Esperamos más detalles para informar en especial a su familia con las que se ha mantenido el contacto”, escribió Reina en un mensaje en Twitter.

Se trata de la hondureña Kenya López, de 35 años; su esposo, Darwin Rivera (38), sus tres hijos de entre 4 y 16 años, y dos primos, también menores de edad.

Los hondureños fueron secuestrados en Ciudad de México supuestamente por miembros de la organización Los Chaparros, que exigían a sus familiares en Honduras 5.500 dólares por cada persona para su liberación.

El grupo de hondureños salió el 27 de octubre de 2022 de Honduras con la idea de llegar a Estados Unidos y el 8 de febrero su familia en el país centroamericano recibió una llamada de supuestos miembros de Los Chaparros que dijeron tenerlos en su poder y le pidieron un rescate.

La familia en Honduras realizó varias actividades, como pedir dinero en la calle y la venta de comida, para recaudar la cantidad de dinero que exigían los secuestradores, y pidió ayuda a las autoridades.

Detienen a homicidas de taxista tras enfrentamiento

El canciller de Honduras agradeció “a las autoridades mexicanas, a quienes presentamos igualmente la denuncia y nos apoyaron con el seguimiento de este delicado caso”, aunque no precisó si se pagó el rescate.

Los migrantes son víctimas de toda clase de vejámenes por los grupos criminales que operan en la región y en algunos casos por las propias autoridades.

Según organismos de derechos humanos, cada año miles de hondureños, incluidos niños y adolescentes solos o acompañados, emprenden la aventura de la inmigración por Centroamérica y México, hacia los Estados Unidos, y son víctimas de actos de violencia que van desde el robo de sus pertenencias, hasta el secuestro, prostitución, violación sexual y asesinato.