01/03/2024
12:33 AM

Hijo de Roberto Suazo Córdova narra cómo le cambió la vida tras perder sus piernas

  • 25 enero 2023 /

José Julián Suazo perdió las dos piernas a raíz de un problema de circulación.

LA PAZ

Jovial, con una sonrisa cordial y con un ánimo envidiable, José Julián Suazo Cervantes, hijo del expresidente Roberto Suazo Córdova, abrió las puertas de su casa para contar que a pesar de haber perdido sus piernas, esto no es impedimento para seguir con su vida normal y continuar sirviendo a la gente.

LA PRENSA llegó a La Paz, en donde reside el hijo del expresidente liberal (QDDG) y habló con él sobre su vida y la política, de esta dijo que está alejado y ha dejado de opinar, además de su amor por el Motagua y cómo han sido sus días tras la amputación de ambas piernas.

Julián Suazo desde hace varios años padece de diabetes, pero según contó la ha mantenido controlada. Además, fumaba y según le explicaron los médicos, el tabaco le dañó las arterias, razón por la que le tuvieron que amputar las piernas.

A pesar de la dificultad no se rinde, es una persona alegre y carismática. Fotos: Moisés Valenzuela.

El 26 de abril de 2002 le cortaron la pierna derecha y el 10 de mayo la izquierda. La cirugía le fue realizada en el hospital público de La Paz, que lleva el nombre de su padre, quien fue presidente de Honduras en el periodo 1982-1986.

“Coticé en un hospital privado y lo menos que valía la cirugía por cada una de las piernas eran 100,000 lempiras”, contó.

Suazo Cervantes, quien además es maestro, fue alcalde, diputado, ministro y por su profesión ingeniero en Pesca graduado en la Universidad Federal Rural de Pernambuco, Recife, Brasil, que no es muy común lo que le ha permitido fungir como asesor en materia ambiental en varios gobiernos; además eso le ayudó a tener muchas amistades.

" La gente se impacta al verme porque he sido muy hiperactivo, pero yo estoy tranquilo. "

Contó que decidió someterse a la cirugía de las piernas en el hospital público y la doctora que lo atendió le dijo que lo hacía por la amistad que ha tenido con él y la relación de amistad de los padres de ambos.

“La doctora me dijo ‘don Julián, hay una amistad grande con usted, con mi papá, con mi mamá y usted me hizo un favorazo en el Registro Nacional de las Personas’, porque yo fui director, y me operó, todo salió bien, estuve interno en el hospital, me acondicionaron una sala, la gente me iba a visitar, pero no falta a quien uno no le caiga bien y se alegre de lo que le pasa, pero esa gente la misma vida se encarga, no se tiene que guardar rencor y yo solo les digo que Dios los bendiga”, expresó.

Don de servicio

Don Julián es militante del Partido Liberal, pero cuando fue diputado en el Congreso Nacional le permitió cosechar amigos en todos los partidos políticos. Es una persona muy conocida, ocupó varios cargos públicos y manifiesta que no fue un jefe que imponía su criterio, sino que a sus subalternos los trataba como amigos. Comenta que su padre le fomentó el don de servir a los demás. “Mientras Dios me dé este don de servicio aquí voy a estar”, dice.

El ingeniero dice que Dios le ha dado otra oportunidad de vida y que el haber perdido las piernas lo ha acercado a su familia y las amistades que cultivó le han ayudado en los momentos que más lo ha necesitado.

" Hay gente que está con el cuerpo completo y el corazón duro y negro pensando en maldades. "

“Mucha gente me ha dicho que soy motivo de inspiración. Tengo 61 años, ya conocí como 100 países, ante de ser ingeniero en pesca, me gradué de maestro de primaria, ya fui alcalde, diputado, director del Registro Nacional de las Personas, ya fui ministro por ley, viceministro, pero Dios me iluminó también, mi papá me dio muchos consejos y uno de ellos fue que no se me subieran los humos. Mi papá se murió humilde, no tuvo ningún escándalo de corrupción. Yo le preguntaba dónde tenía los millones escondidos y me decía aquí (señala la ciudad) ‘porque si no hubiera hecho esto, me hartan y aún así me hartan’, me decía”, mientras se reía.José Julián era hijo natural no reconocido del expresidente.

“Yo le dije a mi papá ‘gracias por reconocerme’, porque soy hijo natural no reconocido y ‘gracias por sus consejos, que sé que me los da sin malas intensiones’”.

Mientras recordaba a su padre, rememoró que el expresidente le había contado que el 31 de diciembre de 1957 él dejó las bebidas alcohólicas, “era loco para beber (risas) y dejó el cigarro también, que fue lo que me mató a mí. El cigarro me contaminó y me dejó como cemento mis arterias, por eso me tuvieron que cortar las piernas porque se me obstruyeron las arterias”.

Julián suazo no pierde la risa

Julián Suazo Cervantes con voz fuerte contó a LA PRENSA los momentos que ha vivido tras ser sometido a una cirugía que lo dejó sin piernas. Siempre se mantiene en los focos de los medios de comunicación. Mostró varias fotos con su padre, el expresidente Roberto Suazo Córdova.

“Me dijo la doctora que tuve un riesgo de muerte del 90%, tuve problemas circulatorios, había infección en mis piernas. Esta es una nueva oportunidad que me ha dado Dios. Tengo muchos amigos de los partidos políticos que me han ayudado en estos momentos, es por eso que no hablo de política, no opino porque el país está polarizado, en redes sociales se dicen muchas cosas”.

A don José Julián la gente le dice que cómo le pueden pagar cuando les ayuda con algo, pero él mismo le dice a la gente “que le oren al Santísimo por mí, esa es la forma de pagarme. La canción de Roberto Carlos dice que quiere tener un millón de amigos, y yo ya los tengo, con mi problema me demostraron su amor incondicional”.

Su equipo

El ingeniero es hincha del Motagua, es el equipo de sus amores. La última copa, la 18 que le ganó el Ciclón Azul al Real España el año pasado, le fue llevada a su casa por el presidente vitalicio del club, Pedro Atala.

Fue una sorpresa para él, pues la final se jugó en San Pedro Sula y Atala lo llamó para decirle que de regreso a Tegucigalpa pasaría por La Paz saludándolo.

“Fue sorpresa porque no me dijeron que me traerían la copa, me cayó una llamada de Pedro y me dijo ‘Julián, ya estamos acá’ y fue sorpresa que los vi entrar con la copa”.

Hijo de Roberto Suazo Córdova narra cómo le cambió la vida tras perder sus piernas

Comenta que así como sus amigos políticos le piden consejos también los da a los directivos del Motagua sobre algunos jugadores. Confiesa que también apoya al Real España y todos los días lee todos los medios de comunicación impresos.

“Hay gente que paga para que lo entrevisten, yo nunca pagué, mi papá me decía ‘preocupate cuando ya no saquen porque ahí si ya no valés ni mier..., tenés que tener amigos de todos los partidos políticos, de todos los equipos de fútbol y de todas las religiones’. Acá viene la gente y yo les digo que oren por mí, que con eso me pagan”.

Don Julián pasa sus días en la casa, en donde recibe visitas de mucha gente que lo quiere y le pide ayuda.