06/08/2022
12:29 PM

Más noticias

Valle de Sula corre riesgo de volverse a inundar por lentos avances de reconstrucción

Un informe presentado hoy la Comisión para el Control de Inundaciones dejó en evidencia que de seguir a su ritmo, el Valle de Sula volvería hundirse ante peligrosas proyecciones de huracanes.

San Pedro Sula, Cortés.

A partir de las 8:30 am de este viernes inició una jornada de trabajo para dar seguimiento a la reconstrucción del sistema hidráulico de protección del Valle de Sula luego de los estragos provocados por las tormentas tropicales Eta y Iota a finales de 2020.

Ambas tormentas dejaron a Honduras en una descomunal destrucción a todo tipo de infraestructura y cultivos agrícolas, entre otros daños. El Gobierno de Honduras informó en marzo pasado que invertiría unos 215 millones de lempiras en la construcción de 22 obras de protección contra inundaciones en el Valle de Sula y otros sectores del norte del país.

Las obras beneficiarían a las poblaciones de El Progreso, San Manuel, Santa Rita, Choloma, Pimienta, La Lima y todos los municipios del Valle de Sula.

Los funcionarios de la Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula (Ccivs) expusieron a directivos y veedores sociales del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), representantes del sector privado y otros miembros de la sociedad civil, sobre los avances en la formulación, contratación y ejecución de obras para rehabilitación y reconstrucción de bordos y otras zonas afectadas por las tormentas.

Relacionada: Programa Mundial de Alimentos acompañará a Honduras en plan de reconstrucción

Luego se hizo una visita de campo para inspeccionar obras en ejecución en el Canal Maya en La Lima, Cortés, y bordos en la margen del río Ulúa, en El Progreso, Yoro. Las visitas presenciales se llevaron a cabo exactamente en las obras de rehabilitación desde el puente Gabriela, sector Guaruma Uno, hasta puente Cazanave, sector colonia Oro Verde, municipio de La Lima, Cortés.

Participaron en el recorrido los asambleístas Juan Bendeck, Héctor Castro y César Chirinos, así como Omar Rivera, y los veedores sociales Sadick Rivera y Vicente Gonzáles. También participó en representación de la Asociación de Maquiladores de Honduras (AMH), Alden Rivera, y el alcalde de La Limá, José Santiago Motiño; los dirigentes de la sociedad civil fueron guiados en la jornada de veeduría social por la designada presidencial María Antonia Rivera, y los ministros Leonel Ayala y Luís Mata.

Foto: La Prensa

Visita de campo a reconstrucción xe bordos de La Lima, Cortés.
Omar Rivera, secretario del Fonac, manifestó que 'hemos recibido un informe y miramos dedicación y empeño, pero el trabajo hasta ahora es insuficiente y de continuar a este ritmo hay un gran riesgo frente al invierno que se nos viene, en términos de bloquear futuras inundaciones'.

'Les hemos dicho hoy que hay pronósticos de parte de Copeco de que este invierno será más fuerte que el del año 2020, por eso deben acelerar las obras. Hemos propuesto que haya una comisión que se reúna el próximo martes con el ministro Carlos Madero para presentar una iniciativa que permita agilizar los trabajos', añadió Rivera Pacheco.

Además: Honduras estaría en la ruta de cuatro huracanes destructivos este año

Eta y Iota dejaron daños en 16 de los 18 departamentos de Honduras, pero lo más grave se registró en el norte y Caribe del país, donde está la mayor parte de su fuerza productiva en el campo agrícola, ganadero e industrial, entre otros que mueven su débil economía. Esta región, que quedó inundada por las descomunales lluvias que dejaron Eta y Iota en menos de dos semanas, representa el 60% del producto interno bruto (PIB) de Honduras, un país de unos 9.5 millones de habitantes, de los que hasta antes de la covid-19, más del 60% eran pobre.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó en diciembre pasado la evaluación de pérdidas y daños ocasionados por las tormentas tropicales Eta y Iota, al tiempo que reveló que el impacto que tuvieron en el país superaron los L45,000 millones, siendo el sector privado el más afectado.

Según el informe de Cepal, la mitad de estos efectos fueron daños directos, mientras que el 45% fueron pérdidas y el 5% restante correspondía a costos adicionales que surgieron por las tormentas. Además de esto, detalló que el 69% de todas las pérdidas fueron para el sector privado y el 31% para el público, en tanto, entre los sectores más afectados fueron el transporte con L20,362 millones, agua y saneamiento con L7,101 millones y vivienda con L6,469 millones.

Un panorama nada alentador

De las 17 tormentas tropicales que podrían ingresar al país durante la temporada ciclónica del 2021, ocho se convertirían en huracanes, pero lo preocupante es que cuatro de estos ocho alcanzarían escalas mayores a tres en Saffir Simpson. Así lo manifestó el director del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), Francisco Argeñal, de acuerdo con las estimaciones de los modelos de los centros especializados en la proyección de huracanes.

Estos huracanes, que en su mayoría se formarían en el Atlántico, según Argeñal, el mes de mayor afectación de ciclones tropicales podría ser en octubre próximo. Estas condiciones climáticas estarán “un poco arriba del promedio, pero no atípico como el año pasado, la de este año es arriba del promedio, casi un 20% o 30% arriba del promedio de actividad”, dijo el experto.