06/10/2022
01:26 PM

Más noticias

Fares, el niño hondureño lucha por su vida en sala de terapia intensiva en México

El niño sampedrano que nació de 26 semanas fue sometido a una cirugía de reconstrucción de garganta para que pueda hablar y respirar con normalidad.

San Pedro Sula, Honduras

Cuando Fares Maudiel Robles nació, todos los pronósticos eran inciertos. No alcanzó a pesar las dos libras y con su tamaño, de apenas 21 centímetros, era tan pequeño que con facilidad cabía en el hueco de la mano de su padre. Desde el primer instante en este mundo, el niño se aferró a la vida.

Cada segundo de sus cuatro años han sido el reflejo de valentía y fortaleza. Tanta, que no se explica cómo pueden caber en él. Fares es un niño normal.

Juega, corre, es activo y amoroso, y lo único que lo diferencia de los demás chicos de su edad es que no puede hablar ni respirar por la vía aérea. Debido a que nació cuando apenas tenía 26 semanas de gestación, un 25 de enero de 2018, tuvo que permanecer internado en la unidad de cuidados intensivos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Todo ese tiempo, ángeles terrenales lo cuidaron como si el niño les perteneciera. Su mamá apenas iba unas cuantas horas a casa, y aprovechaba cada segundo con él para cargarlo y llenarlo de su amor, pese a que el pequeño estaba permanentemente conectado a cables y tubos que lo mantenían con vida.

Cuando Fares fue dado de alta en junio de 2018, fue necesario practicarle una traqueotomía y gastrostomía para que pudiera ser alimentado. Desde entonces, un tubito en el cuello es lo que lo mantiene vivo.

En varias ocasiones se ha bloqueado generando alarma en la familia, porque si se obstruye el pequeño sufre el riesgo de asfixia y de daño cerebral si dejara de respirar.

Fares está en la sala de Terapia Intensiva conectado a oxígeno.

Esperando el milagro

Hoy Fares enfrenta un nuevo reto por mejorar su calidad de vida. Un equipo médico de primer nivel dirigido por el cirujano mexicano Jaime Penchyna Grub, jefe del departamento de Cirugía de Tórax y Endoscopía del Hospital Infantil de México Federico Gómez, lo operó recién el pasado jueves 10 de marzo.

A esta hora el niño sigue en la sala de Terapia Intensiva conectado a oxígeno y a máquinas de soporte vital. Según contó Yadira Figueroa, su madre, la cirugía resultó muy bien. Se le realizaron injertos para reconstruir su laringe, lo que le permitirá poder hablar por primera vez y respirar por sus huecos nasales.

Para más detalles

Comunicarse con sus padres

Henry Robles y Yadira Figueroa

Teléfonos

+504 3392-6592 y +504 3156-2090

La preocupación ahora radica en que el niño ya lleva dos días en Terapia Intensiva, y aunque el hospital es manejado por la Secretaría de Salud de México, preocupa que los gastos médicos lleguen a ser impagables.

Para poder viajar a México, los padres de Fares, Yadira Figueroa y Henry Robles, han realizado actividades benéficas para recaudar fondos entre familiares y amigos y personas de buen corazón que apoyan cada una de las actividades que se han realizado. Esta es la tercera vez que el niño entra en un quirófano, pero en las anteriores intervenciones no ha habido éxito.

Los padres Robles Figueroa apelan al apoyo que pueda ofrecerles la Embajada de Honduras en México que dirige el diplomático Gerardo Simón o el mismo gobierno de México, país que le abrió sus puertas y corazón a un pequeño niño que con lo único que sueña es con poder hablar y respirar como todos los demás.