San Pedro Sula, Honduras.

Mario Adín Cruz Saldivar, párroco de La Masica, Atlántida, falleció la madrugada de este martes por sospechas de COVID-19 en una clínica privada de San Pedro Sula, zona norte de Honduras, siendo el primer sacerdote hondureño en perder la vida a causa de la pandemia.

Ante la sensible pérdida de la Iglesia Católica, la diócesis de La Ceiba emitió un comunicado para dar a conocer sus muestras de condolencias a la familia y feligresía del querido sacerdote.

'Hoy 25 de agosto del 2020 en la ciudad de San Pedro Sula, departamento de Cortés, ha dejado de existir para este mundo, para gozar de la planitud eterna. Al partir a la casa del padre deja un enorme vacío en el pueblo de Dios que peregrina en la Iglesia de Honduras en sus familiares y amistades'.

Además lea: Inauguran centro de triaje para pacientes COVID-19 en Comayagua

En medios de comunicación trascendió que el sacerdote murió a las 4:00 am de este día y su cuerpo será sepultado en el municipio de Tela.

También se dio a conocer que su madre, la señora Cleotilde Saldivar, falleció recientemente por coronavirus.

Cruz Saldivar era originario de Trinidad, Santa Bárbara, y representaba un orgullo para la comunidad que lo vio crecer como un hombre de la fe.

En su labor como sacerdote, sirvió en Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Panamá y Honduras dejando un enorme legado.