20/07/2024
04:41 AM

Mauricio Hernández pide clemencia a juez Kevin Castel

Mauricio Hernández Pineda escuchará su sentencia el 2 de julio de 2024 después de haber sido encontrado culpable el 23 de agosto de 2018.

Nueva York, Estados Unidos

El exoficial de la Policía hondureña, Mauricio Hernández Pineda, pidió en una carta enviada al juez Kevin Castel clemencia previo a la lectura de su sentencia por el delito de conspiración para traficar drogas hacia Estados Unidos.

¿Quién es Mauricio Hernández? El expolicía acusado junto con JOH y “el Tigre”

Mauricio Hernández también reconoció en la carta, escrita en puño y letra, su arrepentimiento de sus actividades ilícitas.

Carta de Mauricio Hernández

Mi nombre es Mauricio Hernández Pineda, gracias por la oportunidad que me brinda de poder expresar mi arrepentimiento, mi vergüenza y reconocer mi responsabilidad de los actos cometidos que me han traído terribles consecuencias, pero acepto que todo ha sido mi culpa y la asumo completamente.

Los errores que he cometido me tienen aquí y me han afectado en lo personal como a mi familia. En lo familiar me he separado más de 52 meses esto me ha afectado mucho, en octubre de el año 2023 murió mi madre, en marzo de 2021 murió mi hermano mayor y no pude darles un último adiós, eso todavía no lo puedo superar, mi papá está bastante enfermo, no puedo ayudarlo por mi situación, quisiera verlo antes que él muera, mis hijos están estudiando y no los puedo ayudar, no he tenido visitas de familiares durante todo este tiempo por diferentes circunstancias.

En lo personal mi salud se ha deteriorado, me han diagnosticado varias enfermedades que aún padezco, me infecté dos veces con el virus del covid-19, casi pierdo mi vida y aún sufro las secuelas, en las prisiones que he permanecido he pasado situaciones críticas, terribles e inhumanas, sin embargo, he sido una persona respetuosa con visión hacia el futuro.

Todo este tiempo en prisión ha cambiado mi vida y considero que soy una mejor persona, aprendía a valorar mi vida, mi familia y cada cosa por muy pequeña que sea, mi mayor deseo es volver con mi familia, trabajar y apoyarlos. En la prisión también hay muchas cosas positivas que me han ayudado a cambiar y a corregir mis errores, aprendí que puedo ser una persona productiva y de bien, realizo varias actividades en la prisión.

Señor juez, no soy una mala persona, amo mi vida, amo mi familia, creo fielmente en Dios, la mayor parte de mi vida la he pasado trabajando y haciendo cosas positivas, es la primera vez que estoy en esta situación, estoy corrigiendo mi errores.

Señor juez, solicito que se tomen en consideración y se valore todo lo antes expuesto y me dé la oportunidad de obtener mi libertad y regresar con mi familia que tanto amo con el compromiso de no volver a cometer estos errores. Nunca pienso cometer delitos que ofendan a los Estados Unidos.