Tegucigalpa, Honduras.

El exmiembro de la Policía Álvaro Ernesto García Calderón fue remitido anoche a la cárcel de Támara luego que un juez decretara detención judicial. A él lo acusan por asociación ilícita.

El exuniformado fue detenido en su lujosa mansión ubicada en el barrio La Pozona, en el municipio de Valle de Ángeles, Francisco Morazán.

Su captura es parte de la Operación Avalancha en la que se desarticuló una red vinculada a la extorsión y en la que se aseguran bienes y asociaciones comerciales de miembros de la mara Salvatrucha.

Para capturar a García fue necesario un día completo de vigilancia y seguimiento. Dentro de la escala policial de la Policía Nacional alcanzó el grado de subcomisario y durante varios años estuvo asignado a la Unidad contra Maras y Pandillas de la ya desaparecida Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC).

Fuentes revelaron que la vigilancia comenzó el lunes por agentes de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) con la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), durante el seguimiento y vigilancia los detectives pudieron constatar que el expolicía usaba una caravana de tres autos para movilizarse. “Primero se montó en el carro que iba en medio, cuando venían por (la aldea) El Chimbo se detuvieron y se pasó al carro de atrás y cuando llegaron a Valle de Ángeles se detuvieron en la entrada y se pasó al carro de enfrente. Aguardaron durante toda la noche para verificar que el exoficial no saliera de la casa y huyeran.

El expolicía Álvaro García vivía en una lujosa mansión de tres pisos en el barrio La Pozona, Valle de Ángeles.
Captura

El reloj marcaba las 6:00 am cuando agentes, fiscales y un juez ejecutor ingresaron a la lujosa vivienda del exoficial y procedieron a su captura.

Como parte del operativo, las autoridade s inspeccionaron la residencia de tres pisos, encontraron dos fusiles de uso policial, municiones y dos pistola automáticas.

Al revisar una de las paredes, uno de los agentes miró una especie de seguro, por lo que usando una navaja rompió la superficie y descubrió un depósito oculto (caleta) en el cual había 675,000 lempiras. Las autoridades informaron que “el exoficial formaba parte de la estructura criminal de la mara MS-13 hace varios años, pero que fue en 2013 cuando se comenzó la investigación en su contra, ya que fue separado de la Policía al no poder acreditar de donde había obtenido tanto dinero, pues no coincidía con sus ingresos”.

El sospechoso es propietario de un edificio de apartamentos en la colonia La Esperanza, una residencia en la San Miguel y otra en Residencial Honduras. Así como la lujosa residencia en la que vivía en el municipio de Valle de Ángeles; el predio está compuesto por tres amplias casas que además tienen una piscina.

En la residencia, los agentes encontraron una gran cantidad de uniformes de la Policía Nacional, gorras, fatigas, chalecos antibalas, las cuales supuestamente proporcionaba a los integrantes de la MS para que ejecutaran las operaciones criminales. Se informó que las armas decomisadas serán enviadas a Medicina Forense para su peritaje.

En el inmueble había varios carros y decomisaron armas y dinero.