Tegucigalpa, Honduras.

La Operación Avalancha, ejecutada ayer por los operadores de justicia y los cuerpos de seguridad del Estado, representa un golpe “histórico y contundente” contra los extorsionadores y criminales, declaró ayer desde Washington el presidente Juan Orlando Hernández

“A los delincuentes se les acabó la fiesta de estar abusando del pueblo, los verdugos han sido desmantelados, empiezan a caer y seguirán cayendo; basta de soportar los vejámenes de los extorsionadores”, aseguró.

Agregó que así como se comenzó la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico, también los operadores de justicia lucharán contra los extorsionadores y de una forma coordinada y articulada se continuará asestándoles fuertes golpes.

$!Foto: La Prensa



El mandatario destacó que por primera vez son incautados y asegurados bienes producto de la extorsión, justamente lo que el pueblo venía esperando y lo que se ha venido venido articulando en el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.

Indicó que las bandas criminales capturadas han permeado la Policía Nacional, autoridades locales, funcionarios y maras, y son responsables de vejámenes que la gente normal ni se imagina. Detalló que la Operación Avalancha es una acción que se venía planeando desde hace más de un año.

Óscar Fernando Chinchilla, fiscal general del Estado, destacó que los aseguramientos ejecutados ayer son los primeros ligados al delito de extorsión. “Esto está dentro de la ruta que el Ministerio Público se ha trazado de atacar, no solo a las estructuras de narcotráfico, sino a aquellas redes criminales que han secuestrado algunas partes del Estado a niveles regionales y locales”.

$!Foto: La Prensa