01/12/2022
10:50 PM

Más noticias

Expertos sugieren a Honduras potenciar la región maya con el astroturismo

La presidenta de la Organización Mundo Maya (OMM), la hondureña Yadira Gómez, dijo que los países del Mundo Maya tienen las condiciones ambientales propicias para que viajeros de todo el mundo puedan observar las estrellas.

Tegucigalpa, Honduras.

La región Mundo Maya, conformada por Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras y México, debe apostar por el astroturismo para reforzar su oferta turística y una forma de proteger el cielo nocturno de la contaminación lumínica, indicaron este jueves expertos del sector.

En la inauguración de un foro virtual, la presidenta de la Organización Mundo Maya (OMM), la hondureña Yadira Gómez, dijo que los países del Mundo Maya tienen las condiciones ambientales propicias para que viajeros de todo el mundo puedan observar las estrellas.

“El Mundo Maya es sin lugar a duda un lugar propicio para poder disfrutar del astroturismo, podemos observar, gracias a cielos despejados, eclipses lunares, solares, lluvia de estrellas, pasos de cometas”, subrayó.

La también ministra de Turismo de Honduras indicó que los astroturistas, científicos, astrónomos, aficionados y familias encuentran en la región “un lugar especial para observar y disfrutar de estos maravillosos eventos, les invitamos a venir al Mundo Maya”.

La OMM se fundó en 1992 para coordinar, asistir y estimular el desarrollo turístico, cultural y ambiental de la región donde se desarrolló la civilización Maya.

Astroturismo abre oportunidades

El coordinador de Turismo Astronómico del Instituto Guatemalteco de Turismo, Sergio Montúfar, dijo que el astroturismo, que cada vez lleva a más y más personas a buscar lugares apartados y libres de contaminación lumínica para observar el cosmos, es “una oportunidad para Mesoamérica”.

El turismo astronómico “es una actividad recreativa, educativa y turística relacionada al espacio” y tiene componentes patrimoniales, culturales y naturales, señaló Montúfar, quien indicó que uno de los atractivos culturales que promueve esta actividad es “un cielo nocturno sin contaminación lumínica”.

Esta actividad turística abre nuevas oportunidades de negocio y colabora con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS), porque enseña un estilo de vida saludable, promueve la educación de alto nivel y la iluminación responsable colaborando con reducir los gases de efecto invernadero, agregó.

La pandemia de la covid-19 “abre paso a estos nuevos segmentos (de turismo), en donde el viajero busca experimentar actividades evitando sitios con mucha gente y asociados con mucha naturaleza”, subrayó el también astro fotógrafo guatemalteco.

La región Mundo Maya tiene “un paisaje cultural y natural sumamente rico en cultura y naturaleza”, donde los viajeros pueden observar cielos nocturnos de países tropicales, los cambios de color del cielo en los amaneceres y atardeceres, sonidos nocturnos, una noche o una caminata bajo la luz de la luna, destacó Montufar.

Aprovechar el cielo nocturno

Aseguró que el astroturismo es una oportunidad para impulsar el desarrollo rural y evitar la migración en la región, ya que desarrollar el turismo es un método de sostenibilidad que puede brindar herramientas y una mejor economía en zonas marginadas.

Sin embargo, Montúfar considera que los países de la OMM enfrentan múltiples desafíos financieros para programas de desarrollo sostenible, limitado recurso humano y falta de infraestructura turística en los lugares más atractivos.

La inseguridad y la contaminación lumínica son amenazas para el astroturismo, afirmó el experto guatemalteco, quien lamentó que el 83 % de la población mundial vive bajo cielos contaminados por luz artificial.

Montúfar acotó que aprovechar el cielo nocturno representa “una oportunidad” para el desarrollo sostenible de la región y que el turismo astronómico introduce la ciencia en la sociedad de una manera amigable.

La OMM se conforma de tres comisiones: Regional, el máximo órgano de autoridad y cuya presidencia Pro Tempore se alterna cada 2 años entre los Estados miembros; Consejo Directivo y Dirección Ejecutiva.