Puerto Cortés, Honduras.

“En abril, cuando estaba entrando a los cuatro meses de embarazo, tuve fiebre un día; pero no fui al hospital porque no me pareció importante. Nunca me imaginé que la niña iba a nacer con la cabeza chiquita y que eso sería grave”, relató Karla, una adolescente de 16 años que se convirtió en la madre del noveno bebé en nacer con microcefalia en el país.

Por el cuadro febril que presentó la joven, los especialistas del hospital de Puerto Cortés sospechan que podría tratarse de un caso de microcefalia por zika. La niña nació el lunes 25 de julio.

“Estamos haciendo todos los estudios pertinentes y siguiendo los protocolos de la Secretaría de Salud para que se pueda corroborar o descartar que el virus del Zika ha causado el síndrome en la bebé porque existe la posibilidad de que la madre haya sido una paciente asintomática y esa fiebre fuera la única manifestación de la enfermedad”, indicó Roberto Cosenza, director del hospital.

La madre y la bebé gozan de buena salud, no obstante, aún no se les da el alta hospitalaria porque deben esperar las instrucciones de la Secretaría, ya que estos son casos atípicos en el país.

Foto: La Prensa

Aunque la recién nacida está bien de salud pese a su condición, el personal médico la tiene en constante vigilancia.
“Estoy asustada; no sé cómo voy a cuidar a la bebé, pues el papá la negó y se fue desde diciembre que me di cuenta que estaba embarazada. Tengo que hacerle un tac cerebral y exámenes oftalomológicos que nos los hacen aquí en el hospital y no tengo el dinero para pagar eso”, añadió la angustiada madre.

Una tía se ha convertido en el único apoyo de la adolescente en estos momentos, puesto que su madre también acaba de dar a luz y se le imposibilita ayudarla en los cuidados.

“Como familia estamos desesperados. Somos pobres y no sabemos nada de esta enfermedad ni del gasto que puede haber”, expresó Jessica Ramírez, tía de la paciente.

La familia es originaria de Camino Nuevo en Omoa, Cortés.

Foto: La Prensa

La pequeña no necesitó estar en incubadora. Fotos: Wendell Escoto
Nacimiento

Según los reportes del hospital porteño, Ramírez manifestó que se enteró de su embarazo el 25 de diciembre de 2015 y se puso en control hasta el 12 de abril cuando se realizó el primer ultrasonido que indicaba que todo iba normal.

“Luego de eso no se le volvió a hacer ultrasonido porque no asistía a sus citas y fue un día antes de que la bebé naciera que la ecografía reveló que la circunferencia cefálica de la bebé era de 33 centímetros, cuando lo normal son 37, lo que indicaba una microcefalia”, manifestó Cosenza.

El lunes a las 7:03 pm nació la pequeña Scarleth, como ha decidido llamarla su madre, y pese a su condición la niña evoluciona de manera favorable, aunque es necesario someterla a exámenes especiales para detectar si hay otra anomalía, incluyendo oftalmológica, porque podría presentar problemas oculares.

Foto: La Prensa



“Ambas están muy bien de salud. La niña llegó a término de embarazo, fue un parto vaginal y nació con un peso de seis libras, se alimenta favorablemente y no ha presentado complicaciones”, indicó el médico.

Actualmente, Karla está recibiendo apoyo psicológico para que pueda comprender la situación, partiendo de que es una madre soltera adolescente con la responsabilidad de un bebé con retos especiales.

Delia Tercero, epidemióloga de la Región Departamental de Salud de Cortés, dijo que actualmente en esta región son 46 las mujeres que están en vigilancia por haber tenido zika durante el embarazo.

“Todas tienen posibilidades de tener un parto con microcefalia, y a partir de estos días van a estar saliendo casos como se tenía previsto, esto es un llamado a seguir previniendo la proliferación de zancudos para prevenir esta situación”, indicó.

La madre de la bebé llega a la sala de hospitalización neonatal para alimentar a la niña en las horas indicadas.