16/08/2022
10:05 PM

Más noticias

Enrique Reina dirigirá el primer año del Tribunal de Justicia Electoral

En 2021, los cachurecos tendrán el CNE, el PL contará con el TJE y Libre se queda con el Registro Nacional.

TEGUCIGALPA.

Con la elección ayer de los cargos en el Tribunal de Justicia Electoral (TJE) concluyó la repartición de los puestos directivos en los entes que rectorarán los próximos comicios, en los que se supone habrá transparencia desde la mesa receptora hasta el escrutinio general.

El TJE será dirigido en su primer año por el representante del Partido Libertad y Refundación (Libre), Eduardo Enrique Reina; seguido de la nacionalista Gaudy Bustillo y finalmente la liberal Mirian Suyapa Barahona, quien conducirá la institución durante el evento cívico de noviembre de 2021.

Barahona se reintegró ayer por la mañana a sus labores después de haberlas abandonado por quebrantos de salud el jueves de la semana antepasada. La funcionaria, quien fue acompañada por su padre José Antonio Barahona, no dio declaraciones bajo el argumento de que aún no se ha recuperado del todo. Reina, por su parte, dijo que se propone como primer acto gestionar ante la Secretaría de Finanzas el desembolso de los diez millones de lempiras autorizados en la Ley Especial para que la institución comience a operar.

Sépalo
Hubo consenso en el Registro Nacional.El RNP será dirigido en este orden: Rolando Kattán (PN); Roberto Brevé (PL) y Óscar Rivera (Libre).
Otros entes. La rotación en la presidencia del TJE será igual a la del Consejo Nacional Electoral (CNE) desde el punto de vista de los intereses de los partidos mayoritarios que se repartieron estos órganos en el Congreso Nacional.

El primer año, el CNE será rectorado por Rixi Moncada, del Partido Libre; el siguiente por la liberal Ana Paola Hall y el último -durante el cual se realizará el proceso electoral de 2021- por el nacionalista Kelvin Aguirre.

La propuesta de Libre en ambos entes, de conseguir un consenso para que este partido de izquierda dirigiera las dos instituciones en el proceso electoral (o ya de perdido un sorteo), fue rechazada por los representantes de los partidos históricos, que se pronunciaron por la votación colegiada que al final quedó 2 a 1.