Tegucigalpa, Honduras.

El Partido Liberal arrastra las consecuencias de un diseño estratégico en el que participaron Porfirio Lobo Sosa y Manuel Zelaya para dividir la institución, según el presidente del Consejo Central Ejecutivo (CCEPL), Mauricio Villeda.

Este plan fue trazado en Cartagena de Indias, Colombia, en el año 2010 cuando, se discutió y negoció el retorno de Zelaya.

Villeda dijo que a partir de ahí el Partido Liberal se dividió en dos porque Zelaya, que se creía que iba a continuar en el partido, optó por formar el partido Libertad y Refundación (Libre), llevándose una importante base del liberalismo.

“Al Partido Liberal se le hizo y se diseñó una estrategia para dividirlo. Yo no me canso de repetirlo: Cartegena de Indias, Colombia, Pepe Lobo, Mel Zelaya, con los testigos que quisieron tener allá, se dividió al Partido Liberal”, expresó Villeda en su comparecencia al programa “Frente al Pueblo, ante la Nación”, de HRN.

Sandra Muñoz no piensa así.

“Es una obligación partidaria abrir las puertas de nuestro partido. Debe haber una apertura lógica, necesaria, porque difícilmente este partido se va a sustentar con más votos de los que sacó en las elecciones”. Benjamín Bográn, secretario general, dijo: “La cúpula de Libre ya tomó un camino sin retorno, pero si alguien se arrepiente y reconoce que se equivocó, es bienvenido”.

El Partido Liberal es víctima de asalto del “sisimite” que le está saliendo a muchos liberales y a estos se les “están poniendo débiles las piernas y se están arrodillando”, dijo ayer el exmagistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE) Enrique Ortez Sequeira.

A su criterio, el Partido Liberal “debe sacar su cruz y dar la batalla contra ese enemigo, porque de lo contrario se lo puede comer”.