01/10/2022
05:46 AM

Más noticias

Partido Liberal corre grave peligro si no se somete a una reingeniería

Para los analistas y dirigentes del partido rojo, blanco y rojo, urge atender los problemas para rescatar la ideología de la institución política

Tegucigalpa. El Partido Liberal (PL) entró a una nueva etapa de crisis, de gravedad, que si sus dirigentes no hacen una reingeniería a corto plazo corre el riesgo de llegar a los niveles más bajos de popularidad.

Haber promovido un golpe de Estado en 2009 contra su Presidente y el posterior “maridaje” de una de sus facciones con el Partido Nacional tiene al partido en una situación difícil. Marco Antonio Garay lideró la Alianza Liberal de Oposición que se sumó a la causa de Xiomara Castro, Salvador Nasralla y otros actores políticos de sacar al Partido Nacional del poder y se logró el objetivo, pero su deseo era que todo su partido entrara en la alianza.

El rechazo de las autoridades a dar tal paso le pasó factura al partido porque mucha de su militancia prefirió darle el voto a quien más posibilidades tenía de ganar.

El analista Julio Navarro afirmó que los responsables de la crisis del histórico Partido Liberal “son los gestores de alianzas que han tenido estos últimos doce años con el partido de gobierno”.

“Se debe urgentemente convocar su ideología, su historia”, sugirió el analista.

Hasta ayer, según el último reporte oficial, el Partido Liberal sacaba un poco más de 167,000 votos equivalentes al 9.21%. Para el exsecretario general del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal (CCEP) Octavio Pineda, los responsables de la situación de su partido son los de la facción “tradicional, obsoleta, conservadora”. Una parte de esta corriente tiene los sellos del partido y fue la que no quiso aliarse.

El liberalismo como doctrina sigue vigente y se puede rescatar, según el analista Navarro. Para el abogado y analista Juan Carlos Barrientos, el fraccionamiento del Partido Liberal surge cuando en el año 2010 se crea el Partido Libre (Libertad y Refundación). Más del 60 % de la membresía liberal se va para el nuevo partido y comienza el deterioro. Pero en esta reciente elección, el problema de decadencia se profundizó por otros factores.