06/02/2023
09:19 PM

Más noticias

Elecciones en Honduras dejan una recomposición de fuerzas políticas

Los analistas estiman que la victoria de Salvador Nasralla en Cortés obedece al descontento de la gente y al prestigio de los candidatos que postulaba.

San Pedro Sula, Honduras

Los resultados preliminares de las elecciones del pasado domingo traerán consigo una recomposición en el escenario político local con el surgimiento de Libertad y Refundación (Libre) y el Partido Anticorrupción (PAC) como dos importantes fuerzas de oposición y con la probable desaparición de uno de los partidos minoritarios, indicaron analistas.

Ver especial multimedia: Elecciones en Honduras 2013

Los resultados proporcionados hasta ayer por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) indican que el Partido Nacional seguía encabezando la elección presidencial, seguido de Libre, Partido Liberal, PAC, Alianza Patriótica, Partido Innovación y Unidad (Pinu), Faper-UD y Democracia Cristiana.

De continuar esa tendencia, Libre surgiría como la primera fuerza de oposición, el Partido Liberal caería al segundo lugar y el PAC sería tercero, dejando en riesgo de desaparecer a los cinco partidos minoritarios restantes.

La Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas establece que para poder continuar existiendo como tal, un partido debe obtener al menos el 2% de los votos emitidos en una elección general y tener al menos un diputado en el Parlamento.

Al cabo de la jornada electoral, la gran sorpresa la ha dado el Partido Anticorrupción del candidato Salvador Nasralla, que se perfila como ganador en el departamento de Cortés aportando varios diputados al nuevo Congreso.

En los votos correspondientes a la nominación presidencial, el PAC prácticamente desplazó a los partidos minoritarios y con larga data en el país y se acercó al Partido Liberal, el cual ha ganado cinco de las nueve elecciones celebradas en Honduras en los 32 años de democracia.

Asimismo, en el nivel de diputaciones y ciertas alcaldías, el PAC dominaba ayer el departamento de Cortés, la segunda región del país con mayor carga electoral y tradicionalmente un bastión del Partido Liberal, que ahora pasó a convertirse en la tercera fuerza política en esa región.

Cambio de escenario

Adán Palacios, analista y experto en materia electoral, dijo que los resultados no representan una sorpresa en sí, pero constituyen una novedad en el escenario político en vista de que representa un rompimiento del tradicional bipartidismo político que ha prevalecido en Honduras en las últimas ocho elecciones.

“Lo bueno que deja esta elección es que se rompe el bipartidismo, es decir, que ahora hay cuatro fuerzas que van a estar compitiendo por alcanzar el poder en Honduras; ojala sean activas y busquen los espacios para la discusión, para las ofertas y para las alianzas”, dijo.

Por otro lado, indicó que los resultados en el nivel de diputados es otra sorpresa que va a incidir en la composición del Congreso ante la falta de mayoría absoluta del partido ganador en las presidenciales, lo que exigirá al liderazgo político mucha capacidad de acuerdos mínimos dentro de ese poder del Estado, incluso la formación de alianzas políticas multipartidarias.

“Es decir, que vamos a ver tres y hasta cuatro partidos uniéndose para el ejercicio en el Congreso Nacional”, apuntó.

Palacios aseveró que si se terminan de aceptar y consolidar los resultados a favor del Partido Nacional, habrá una recomposición de las fuerzas políticas en el país y la existencia de los partidos pequeños quedará pendiendo de un hilo si no logran sacar diputados en el Congreso.

“Definitivamente estas elecciones recomponen el escenario político porque quedan cuatro fuerzas con cierto poder y con diputados en el Congreso. Mientras los partidos pequeños no vuelven a aparecer y quedan a un paso de perder su personalidad si no logran sacar al menos un diputado”, explicó.

Sobre los resultados que dan al PAC el triunfo en el departamento de Cortés, el experto destacó que este es un hecho muy importante en la elección en vista de que este ha sido un territorio tradicionalmente del Partido Liberal, pero curiosamente no pasa al control del nacionalismo, sino del Partido Anticorrupción.

“Se pensaba que Cortés caería en manos del Partido Nacional, pero no ocurre así, sino que pasa al control de un partido nuevo”, apuntó.

Palacios consideró que frente a la difícil situación económica en la que se encuentra el país, el nuevo Presidente está obligado a convocar a un gran diálogo nacional, donde el tema principal debe ser la concertación de un pacto fiscal, porque de lo contrario no tendrá dinero para poder operar.

Por lo demás, destacó la masiva presencia de votantes en las urnas y la fuerte presencia de periodistas y observadores internacionales en los comicios del domingo, algo que solo se compara con las elecciones en Nicaragua en las que participó Violeta de Chamorro y los comicios que hubo en El Salvador, tras el fin de la guerra civil.

Desencanto de sampedranos

Jorge Yllescas, reconocido analista político y económico, dijo que los resultados de las elecciones que le dan el triunfo al Partido Nacional no representan ninguna sorpresa, lo único es que pensó que el Partido Liberal quedaría como segunda fuerza política en el país.

Dijo que el candidato liberal tuvo un repunte al final de la campaña con la incorporación de Yani Rosenthal, Jorge Arturo Reina, Elvin Santos y del expresidente Carlos Flores, pero no se supo manejar bien esas alianzas y al final no le ajustó.

Sobre el surgimiento de Libre como segunda fuerza política, Yllescas interpretó que ese fenómeno es temporal porque en ese partido hay una izquierda fundamentalista, conservadora, que va a inculpar a los liberales de la pérdida y los liberales harán lo mismo con la “izquierda trasnochada”.

Además de eso puede surgir una tercera fuerza que no esté ni con los liberales ni con la izquierda tradicional, conservadora y fundamentalista, sino que un grupo de jóvenes pueden surgir como una tercera opción, “pero no le vaticino un buen futuro al partido Libre”, aseveró.

Sobre la victoria del PAC en Cortés, dijo que no le toma por sorpresa, pues ese partido contaba con gente muy honesta, calificada y con mucho prestigio en los cargos a los que se postulaban.

Asimismo, consideró que el triunfo de Nasralla en esa región y concretamente en San Pedro Sula obedece al desencanto de la población con los partidos tradicionales en cuanto al manejo y administración de la alcaldía de esa ciudad y su consiguiente atraso con relación a otras metrópolis del país.

“A mí no me sorprende porque en San Pedro Sula Salvador Nasralla tienen gente muy calificada, muy buena y de mucho prestigio, lo mismo en algunos municipios de Comayagua, particularmente en Siguatepeque, entonces no me sorprende que la fuerza de Nasralla esté ahí”, apuntó.

Afirmó que Nasralla es un outsider (fenómeno político) y tuvo la oportunidad de ganar las elecciones si hubiese tenido la capacidad de comportarse como un estadista y una persona seria.

“Él tenía muchas posibilidades desde el principio porque estuvo en un momento encabezando las preferencias, pero con sus exabruptos y con su forma de ser perdió mucha gente, entonces hubiese salido mejor posicionado si hubiese tenido otro comportamiento y aceptado cierta asesoría política”, aseveró.

Consideró que siendo un político novel y perteneciendo a un partido de reciente creación, el número de votos conseguidos no es nada despreciable y lo ubica como la cuarta fuerza política del país y en algunos lugares, como Cortés, prácticamente en la primera fuerza de oposición.

El analista destacó que la presencia de Nasralla en estas elecciones fue fundamental en la elección del nuevo Presidente porque les quitó votos independientes a los partidos mayoritarios

Dijo que el voto a favor de Nasralla representa el de la población descontenta y que está inconforme con todos los partidos políticos existentes. “Es un voto grande que él no supo manejar y que les quita a todos los partidos sin excepción alguna y creo que eso incidió en la elección”.