18/07/2024
02:37 PM

Por aire y mar, el 'Rojo” dominó el tráfico de drogas y armas en la región

Además de narcotráfico, el hondureño es acusado por traficar armas explosivas y ametralladoras.

Tegucigalpa, Honduras.

La acusación S1 15 CR 379, que registra la Corte del Distrito Sur de Nueva York en contra de Víctor Hugo Díaz Morales o Víctor Manuel Villegas Castillo, alias el Rojo, señala tres cargos en su contra, en los que se le acusa no solo de participar en el delito de tráfico de drogas, sino en el delito de transporte de droga y posesión de armas de fuego.

La acusación, registrada con fecha 30 de marzo de 2017, 26 días después de la captura del Rojo en el bulevar Los Próceres, calle 16, en Ciudad de Guatemala, está firmada por el fiscal Joon H. Kim, por delitos que se cometieron desde 2003 hasta marzo de 2017.

El Rojo, quien, según acusación de la Corte de EUA, inició en el mundo del narco trabajando para Héctor Emilio Fernández, alias Don H, pronto dio el salto para convertirse en uno de los capos claves que operó en la frontera entre Honduras y Guatemala, montando una red que le permitió burlar las aduanas, aguas territoriales y espacios aéreos para trasegar la droga hacia Estados Unidos.

La acusación

Nueve páginas detallan no solo los tres cargos que la Fiscalía ha presentado ante la Corte neoyorquina, sino también el modus operandi de este hondureño que por 14 años, según la acusación, conspiró para traficar drogas hacia Estados Unidos.

“Fue desde 2003 hasta alrededor de marzo de 2017 que en Honduras, Guatemala y otras partes se cometió el delito, donde además producto de esos ilícitos, uno de los miembros de la organización que operó junto con el Rojo ya fue procesado en esa Corte, por conspirar y acordar juntos y entre sí, violar las leyes de narcóticos de Estados Unidos”, señala el documento.

Acusación contra el “Rojo” en Nueva York. Nueve páginas explican los cargos con los que se conformó la acusación contra el hondureño que aparece con doble nacionalidad y doble identidad. En marzo fue detenido en Guatemala, de donde será extraditado.
Pero, además, la acusación señala que para que el Rojo llevara a cabo el tráfico de drogas utilizaron un avión registrado en Estados Unidos para distribuirla, aún sabiendo que tales sustancias eran importadas ilegalmente por vía aérea y también en aguas marítimas dentro de una distancia de 12 millas de la costa de Estados Unidos. Esto, según la acusación, determina que fueron cinco kilogramos y más de mezclas y sustancias que contenían una cantidad detectable de cocaína y 500 gramos y más de una mezcla o sustancia que contenía una cantidad detectable de metanfetamina, en violación del Título 21, del Código de los Estados Unidos,

Asimismo, se le señala en la acusación que desde 2003, para cometer los ilícitos, traficó con ametralladoras, armas explosivas y municiones que fomentaron su uso, el transporte y la posesión de armas de fuego.

“Eran ametralladoras capaces de disparar automáticamente más de un disparo, sin recarga manual, por una sola función del disparador”, refiere la acusación.

Según han revelado autoridades, Wilter Blanco trabajaba para el Rojo en los corredores del Atlántico de Honduras.



Bienes

El Fiscal Federal también señala que como consecuencia de la comisión del delito de traficar con sustancias controladas, que están señaladas en el Cargo Uno de la acusación, el Rojo perderá sus bienes, de acuerdo con el Título 21 del Código de Estados Unidos, Secciones 853 y 970.

“Todos y cada uno de los bienes que constituyan o deriven de cualquier producto obtenido, directa o indirectamente, como resultado del delito, y cualquier y todos los bienes utilizados o destinados a ser utilizados de cualquier manera o parte, para cometer, y para facilitar la comisión del delito imputado en el cargo de esta acusación, serán confiscados”, apunta el escrito.

El 29 de septiembre de 2016, en San Pedro Sula, un atentado contra agentes antinarcóticos de EUA fue acreditado, según Insight Crime, al cartel del Rojo. Esto, para analistas, fue lo que originó su caída y posterior captura en Guatemala, país donde ingresó a la cárcel de la zona Uno, dentro de la base militar Matamoros, desde el 10 marzo de 2017, después de ser trasladado de la prisión Pavoncito en la que entró el pasado 5 de marzo.