19/06/2024
12:36 AM

Docentes de Honduras llevan seis años sin gozar de un aumento salarial

Aunque el sistema educativo está fortalecido, profesores se consideran “en el olvido”. Marlon Escoto, ministro de Educación, reconoce que los maestros merecen un ajuste.

San Pedro Sula, Honduras.

Llevan más de tres años siguiendo al pie de la letra las órdenes de la Secretaría de Educación y su trabajo no ha sido recompensado.

Dirigentes de más de 60 mil profesores en Honduras aseguran que se encuentran en el abandono por parte de las autoridades del Gobierno.

Desde principios de 2009, los educadores no reciben ningún aumento salarial y han tenido que sobrevivir a los imparables incrementos de la canasta básica y otros pagos forzosos que han subido de valor en los últimos años, sumados a otras luchas que deben emprender a diario.

Vulnerables

En sectores peligrosos de San Pedro Sula como la Rivera Hernández, Chamelecón y Calpules, ser un educador es prácticamente tener la vida pendiendo de un hilo por la inseguridad que impera en dichos sectores. Hasta el momento, las autoridades de Seguridad no ofrecen garantías concretas para mejorar la calidad de vida de los docentes que incluso son extorsionados.

Este caso se repite en zonas como Tegucigalpa, Choluteca, Colón y Atlántida. Informes de la Policía Nacional establecen que en los últimos seis años más de 20 profesores de la zona norte han sido asesinados por delincuentes que en su mayoría siguen en libertad, entre ellos pandilleros y extorsionadores.

Foto: La Prensa



Presión

Los maestros han sido parte clave del cambio en el sistema educativo y los incentivos o reconocimientos por ello han sido nulos.

De acuerdo con la misma secretaría, en los últimos dos años se han logrado sobrepasar los 200 días de clases que por más de 20 años eran una utopía, incluso este año ya se llegó al 82% del año escolar.

“Debemos reconocer que el docente en su gran mayoría ha vuelto a las aulas de clases y ha dejado ya por más de tres años las huelgas y las tomas que nos afectaban antes”, señaló Sara Doris Sambulá, directora departamental de Educación de Cortés.
Sambulá afirmó que el trabajo que desempeña el docente en Cortés, el distrito educativo con 33,000 profesores y más de 355,000 estudiantes, ahora es mayor que años atrás por las reformas positivas que se han implementado. “La carga de trabajo que este sistema nos ha puesto es grosero y ha provocado graves problemas físicos en los docentes que van desde parálisis hasta fallecimiento y tal parece que las autoridades se hacen los desentendidos”, reclamó Luis Asturias, subdirector del Intae.

Angélica Contreras, docente del instituto Primero de Mayo del sector Fesitranh, considera que “el trato no es cordial ni de respeto a la opinión del maestro, es un trato autoritario. Expuestos al estrés y presión del trabajo, en el que no tenemos recompensa ni estímulo, únicamente la vocación y el amor a nuestros alumnos es lo que nos impulsa a ejercer nuestra labor”, manifestó.

Esperanza

El presidente Juan Orlando Hernández expresó el pasado 15 de septiembre que “es tiempo para la compensación del trabajo” hecho por los docentes en los últimos años”, recordando lo que prometió exactamente hace un año en la celebración del Día del Maestro.

Por su parte, Marlon Escoto, ministro de Educación, reconoció que como jefe de la entidad se encuentra satisfecho de la labor docente. “Los maestros merecen el aumento de salario, de eso somos conscientes, pero no depende de nosotros. Esperaremos las opiniones del Congreso Nacional que pronto discutirá el presupuesto del país”, expresó.