Tegucigalpa, Honduras.

El Frente Patriótico por la Defensa de la Constitución pidió ayer al Gobierno la instalación de un “diálogo nacional patriótico” que sea incluyente, franco, honesto “sin precondiciones no negociables”.

Este diálogo deberá buscar un acuerdo nacional que le pondría fin a la crisis política y de paso alcanzar el “desarrollo humano del pueblo hondureño”.

El Frente Patriótico lo integran, entre otros, Romeo Vásquez Velásquez, Eduardo Facussé, Olban Valladares, Isidro Pineda, Enrique Aguilar Cerrato, Jorge Yllescas, Luis Maldonado Galeas y Octavio Pineda.

Estos ciudadanos ofrecieron una conferencia de prensa para leer un comunicado en el cual fijan su posición respecto a los últimos acontecimientos relacionados con la lucha contra la corrupción y la impunidad que ha originado una serie de requerimientos fiscales contra exfuncionarios, empresarios y políticos.

“El Frente hace suya la condena del pueblo hondureño en general por la corrupción en el IHSS que ha causado dolor, muerte y toda clase de sufrimientos a miles de compatriotas, como consecuencia del despilfarro y de la delictiva sustracción de los recursos”, dice el comunicado.

“El Frente Patriótico también hace suya la lucha que a nivel nacional e internacional libran miles de jóvenes en las calles de nuestras ciudades principales y de muchas otras ciudades del extranjero”, añade. El grupo de ciudadanos que forman parte de esta organización se solidariza con la “demanda popular” que busca hacer justicia ante los sonados casos de corrupción.

Advierten “la imposición de los caprichos de un solo Poder del Estado” que contrae “la cultura de un presidencialismo con poderes absolutos”.

El Frente Patriótico considera que el país está a punto de entrar en una crisis sin precedentes “de la que todos nos lamentaremos si no se toman medidas urgentes para encontrar soluciones”.

La única solución a esta crisis, según el Frente, es que el presidente Juan Orlando Hernández convoque a un “diálogo nacional patriótico, representativo, incluyente, franco, honesto y transparente sin precondiciones “no negociables”.

La situación que vive el país es peligrosa, similar a la de 2009. “Es imperativo buscar soluciones inmediatas a las demandas del pueblo”.