Dulce Nombre de Culmí, Honduras

El cultivo de café es el mayor generador de empleo en las zonas rurales de Honduras, y en la reserva de la biosfera del Río Plátano no es la excepción.

Es por eso que el Proyecto de Ordenamiento Territorial Comunal y Protección del Medio Ambiente en el Río Plátano (Protep), está ayudando financiera y técnicamente a dos cooperativas ubicadas en dos comunidades dentro de la zona de amortiguamiento de la Biosfera del Río Plátano.

Protep es ejecutado por el Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF) y apoyado por la Cooperación Financiera Alemana a través del Banco de Desarrollo KFW.

“La idea del apoyo es que los miembros de las cooperativas generen ingresos para la seguridad económica, que aprovechen sosteniblemente los recursos naturales y mejoran su nivel de vida”, comentó Carlos Pineda, coordinador nacional del Protep.

El proyecto promueve la protección del medio ambiente a través de un enfoque integral.

En la biosfera es una realidad la tala imparable de árboles y la construcción de caminos de acceso que repercute en una creciente erosión de los suelos y en la contaminación de las fuentes de agua.

Por eso el Protep trabaja con 33 familias productoras de café de las comunidades de Nueva Esperanza, Jocomico y Mata de Maíz y 34 familias en la comunidad de Las Marías ubicada dentro de la Zona de Amortiguamiento de la biosfera.

La cooperativa Empresa de Mujeres Las Marías produce café ecológico.

“Al inicio tuvimos muchos problemas y pensamos que habíamos fracasado, pero con el apoyo técnico y financiero de la KfW y el ICF, hemos logrado mejorar la calidad de nuestro Café Río Plátano. En Catacamas y Juticalpa ya se pueden comprar nuestros productos y estamos en negociaciones con supermercados en Tegucigalpa y San Pedro Sula”, relata Miriam Bonilla, coordinadora de la cooperativa Empresa de Mujeres las Marías.

En la comunidad La Nueva Esperanza, la cooperativa Comibil está también generando un café de media altura.

Con su aroma floral y dulce ya tiene un comprador de su grano que incluso lo exporta al continente europeo.

Actualmente se aprovecha aproximadamente 157 hectáreas para la producción. La producción de un café orgánico conserva el medio ambiente en el entorno de la Biosfera.